EFECórdoba

La Sierra de Córdoba y el norte de Los Pedroches se han convertido en un lugar privilegiado para contemplar las estrellas, una actividad que cada año atrae a más turistas a la zona pero que este año la pandemia de la COVID-19 ha obligado a reinventar.

A principios del siglo XX la casi totalidad del cielo español se hubiera podido considerar "reserva Starlight", aunque la contaminación ha reducido muchos espacios y pocos puntos quedan en España para que la contemplación de estrellas sea un verdadero privilegio.

Los próximos días serán los mejores para la observación de las perseidas. De hecho, entre el 10 y el 16 de agosto se concentran la mayor parte de las actividades previstas para contemplar las también llamadas lágrimas de San Lorenzo, que este año serán de tipo privado, ya que los rebrotes de la COVID-19 han anulado todas aquellas preparadas por los ayuntamientos de la zona, que han preferido no arriesgarse.

Han sido suspendidas cerca de 13 actividades institucionales gratuitas que incluían desde talleres de elaboración y lanzamiento de cohetes, hasta observación pura y dura del cielo pero con puntero láser y no con telescopio, porque las lentes son extremadamente delicadas y por cada persona que quisiera echar un vistazo había que desinfectar la lente.

Según explica a Efe Juan Manuel Ruiz, gerente del Centro de Iniciativas Empresariales y Turísticas (CIET) Los Pedroches, solo se ha salvado la prevista en Hinojosa del Duque, que tiene organizada una ruta de senderismo nocturno el día 13 para no más de 30 personas y que acaba en contemplación de estrellas fugaces, bajo el nombre de Ruta de las Perseidas.

Por el contrario, las empresas privadas que organizan este tipo de eventos mantienen sus actividades, aunque con restricciones de visitantes y con todas las medidas preventivas.

Según Ruiz, es el caso de Turismo Las Lagartosas y sus rutas del jamón ibérico, en las que además de conocer las magníficas dehesas del norte cordobés, incluye una cata de este producto y la contemplación de las estrellas tumbados en hamacas.

Para los días 13 y 14 en Hinojosa del Duque hay previstas sendas veladas bajo las estrellas en el observatorio astronómico, que incluye cena, interpretación del cielo y la posibilidad de alojamiento en el albergue de la localidad, a cargo de la empresa Villaduke es Aventura.

Por su parte, la empresa Quivirocio ha organizado del 10 al 16 el llamado Festival Perseidas. Star Canoeing, que propone observar las estrellas desde una canoa en el embalse del río Yeguas.Y es que el cielo de Los Pedroches sigue siendo el más favorecido para estas actividades nocturnas, porque cumplen perfectamente con los parámetros de la Fundación Starlight.

Para cumplir los requisitos es necesario que haya más de un 60 por ciento de días al año despejados, que no haya grandes lagos o ríos o mares en el entorno, ya que la humedad que sueltan pueden empañar el cielo, y, por supuesto, que no haya ninguna ciudad grande próxima.

"La capital cordobesa en las observaciones la llegamos a contemplar por su reflejo, igual que ocurre con Pozoblanco, Villanueva de Córdoba o Hinojosa, pero es salirte un poco al campo y puedes contemplar perfectamente y a primera vista de 3.000 a 4.000 estrellas y toda la Vía Láctea", detalla el responsable del CIET Los Pedroches, quien sigue invitando a los amantes del espacio a visitar la zona, aunque ahora los grupos pasen de los 200 de antaño a los 30 o 40 de la actualidad por razones de peso sanitario.

Javier Collantes