EFESergio Jiménez Foronda Logroño

La obra de danza contemporánea "La desnudez", que se representa este sábado en el Teatro Bretón de Logroño, cuestiona "cuánto hay de ideas superficiales" alrededor de una relación mediante la representación de imágenes "muy poéticas".

Así lo ha afirmado a Efe el director, coreógrafo y bailarín de esta obra, el tinerfeño Daniel Abreu, quien ha explicado que en ella se muestra una pareja formada por un hombre, él, y una mujer, interpretada por la bailarina Dácil González, que "se mueven, se agreden, se quieren y tratan de estar presentes en todo momento".

Abreu (Santa Cruz de Tenerife, 1976) ha señalado que los bailarines de esta representación, "sin decir nada, reflejan ideas de la muerte y de la alegría, generan la emoción de la juventud, y, al final de espectáculo, uno se va con la sensación de haber vivido mucho y de haber quedado algo hipnotizado, sin saber muy bien por qué".

El Premio Nacional de Danza en 2014 ha precisado que esta obra, ganadora de tres Premios MAX en 2018, "trata de recrear paisajes emocionales a través de propuestas de imagen muy poéticas que giran en torno a la idea de la pareja y qué es lo que la sostiene, el mito de la pareja, aquello que la hace estar unida en las dificultades y en las alegrías".

"A veces, nos acercamos a entender otros lenguajes desde donde estamos nosotros, eso hace que nos acerquemos a ver la danza desde el teatro y la narrativa lineal, pero tenemos sensaciones y emociones con la danza que activan historias en nuestro cuerpo, eso es lo que hace la danza, y no necesita ser explicada desde otro sitio", ha subrayado.

"La desnudez", ha proseguido, no cuenta con "la gran escenografía de un ballet, pero la transformación que se hace, se hace con elementos muy sencillos que tienen que ver con la naturaleza y, sobre todo, con la idea de la desnudez, de ir a lo esencial y a lo más puro de los cuerpos en el espacio y en la relación a nivel de intimidad"

"Yo tengo una formación en psicología y, en los últimos años, me metí mucho en entender la psicología sistémica, que es la que habla de los grupos y qué hace que los estos funcionen y se sostengan, cualquier vínculo tiene asociado la idea de un mito", ha expresado.

Ha especificado que la respuesta del público que acude a ver esta obra "es que ha sido un viaje muy hipnótico", aunque algunos de los asistentes afirman "que no han entendido nada y es que muy difícil entender algo desde una posición narrativa al uso".

"Hay mucho campo emocional todo el rato, hay quien se ha acercado al camerino llorando, otros, con una identificación muy fuerte con lo que han visto, creo que genera algo que hace que el público esté vivo durante el espectáculo", ha apuntado.

Respecto al panorama español de la danza contemporánea, ha recalcado que "en España siempre ha habido mucho talento, hay muchísimos coreógrafos con un talento incuestionable y muchos bailarines que trabajan en importantes compañías fuera de España", por lo que es "un sector muy fuerte" que implica "mucha constancia".

Abreu ha destacado entre sus proyectos futuros la creación de la obra "Abisal", que se estrenará en un par de meses, en la que se adentra "en la idea de lo que sostiene los vínculos, pero mucho más centrado en el grupo y en las posiciones geográficas que hablan de pureza y profundidad", así como de otra producción para el Víctor Ullate Ballet.