EFELas Palmas de Gran Canaria

Más de medio centenar de obras de la pintora navarra afincada en Gran Canaria Valme García se podrán ver desde este jueves en el Cicca, en Las Palmas, donde se repasa desde 1975 a 2020 su trayectoria y estilos, marcados por su poética y serenidad, ha explicado la artista.

La pintora, junto al comisario de la exposición, Javier Cabrera, el vicepresidente de la Fundación La Caja de Canarias, Manuel Lobo, y la responsable de Acción Social de CaixaBank Canarias, Olga del Pino, han presentado en rueda de prensa la muestra, titulada "Valme García: El Silencio quieto. Obra selecta 1975-2020", que se podrá visitar hasta el próximo 29 de octubre.

La exposición se inicia con los primeros trabajos de García, unos bodegones de su época formativa, que ya plasman la concepción metafísica del espacio que estará presente a lo largo de sus creaciones, así como la serenidad, una particularidad muy propia de su obra, al igual que la poesía y la filosofía que entrañan, ha explicado el comisario de la muestra.

Su obra es "serena y apacible y está llena de posibilidades analíticas", ha recalcado Cabrera, quien ha hecho hincapié en los "saltos cualitativos" de la trayectoria de Valme, quien llegó a Canarias a los 19 años y desde entonces interiorizó su paisaje y lo trasladó a sus cuadros, al igual que los de Castilla, un lugar al que también ha estado vinculada la artista.

Las ovejas y el trigo están presentes en sus pinturas, junto a las cuevas, ha señalado García refiriéndose a sus primeras creaciones, como también lo están en su época surrealista las imágenes de lo que fueron para ella los viajes en avión, el mar, las montañas y los volcanes, lo que, sin intención alguna, la sitúa en la actualidad, en relación a la erupción del volcán de La Palma.

Otra de las características de sus obras es la geometría, que además utiliza como un juego dada su pasión por el espacio, y el tiempo, ha comentado la pintora, cuyo autorretrato, de 2014, sirve también de introducción a la muestra, que refleja en todo momento su respeto al medio ambiente, ha confesado.

García ha expresado su satisfacción por volver de nuevo al Cicca, lugar donde se organizó su primera exposición en 1975 cuando entonces era de La Caja de Ahorros.

Lobo ha recalcado la "energía, el color y la poesía" de Valme García, así como las distintas "técnicas que ha ido tocando" y que han culminado en la obra dedicada a la arquitectura, que sigue transmitiendo "paz y calma".

La responsable de Acción Social de CaixaBank ha explicado que esta exposición es la primera acción cultural que organizan de forma conjunta la entidad a la que representa y la Fundación de La Caja de Canarias, tras el acuerdo de colaboración que han iniciado y que ha permitido poner en marcha este año dos proyectos de carácter social. EFE

cda/jmr

(foto)