EFEValencia

El comediante Francisco Arévalo se ha ofrecido este martes a actuar gratis en La Palma para tratar de compensar a quienes "lo están pasando mal" tras la erupción del nuevo volcán en Cumbre Vieja el pasado domingo.

Arévalo ha hecho este ofrecimiento en Valencia, en la presentación, junto a Fernando Esteso, de la obra que ambos protagonizan, "¿Quién se confiesa primero?" y sobre la que consideran que su humor sigue siendo válido.

No obstante, piden perdón de antemano por si pueden resultar "políticamente incorrectos", algo que atribuyen a su edad, y lamentan que en la España actual "todos se ofenden menos el Gobierno".

En su próximo espectáculo, que se podrá ver en el Teatro Talía de Valencia desde este jueves 23 al próximo 3 de octubre, Arévalo y Esteso representan a dos curas, uno que se dispone a abandonar una parroquia y su futuro sustituto, que salen una noche de fiesta para conocer a la feligresía y sus debilidades y acaban en un club llamado el Conejo Alegre.

"Es un homenaje a la comedia, tendremos vedetes y música en directo, una fórmula que gusta, que ya pusimos en marcha en el teatro de Catarroja (Valencia) antes de la covid y con la que teníamos prevista una gira que se canceló por la pandemia", explica Arévalo.

"Es una comedia simpática, en absoluto irreverente", explica el cómico valenciano, que como autor del guión tuvo el "visto bueno" del padre Ángel, de Mensajeros de la Paz.

El elenco se completa con la actriz Elena Font -que no ha estado presente en la rueda de prensa porque tenía un castin, según han explicado desde la organización- y Tony River en el papel de un transexual.

"No he querido que mi papel fuese el de un travesti, como el del Café de Chinitas, para afrontar un nuevo reto como actor. Es algo menos paródico, un personaje que ha pesado mucho", ha comentado.

River figura en los carteles como director de la comedia, aunque como él mismo admite, es "imposible dirigir a dos fieras, a dos mamuts del humor", una expresión, la de "mamut", que han utilizado en reiteradas ocasiones posteriormente tanto Arévalo como Esteso para referirse a sí mismos en tono irónico.

"La gente necesita mucho de la comedia, especialmente tras la pandemia, que es lo más grave, pero no lo único que nos apetece olvidar. La risa es una vía de escape, y en España afortunadamente tenemos muchos kilos de eso", ha apuntado Arévalo, quien se ha ofrecido a actuar gratis en La Palma para tratar de compensar a quienes "lo están pasando mal".

Preguntados sobre la dictadura de lo políticamente correcto y cómo afecta a su labor de humoristas, Arévalo insiste en que "ya he pedido perdón" y pide comprensión porque: "Tengo 74 años, desconozco muchas etiquetas y parte del lenguaje actual".

Asimismo, ha advertido de que siente un profundo respeto por el público, al contrario que otros "monologuistas que se meten con las mujeres" o que emplean un lenguaje soez que no aprueba.

En este mismo sentido, Esteso subraya que: "Hemos vivido la censura más salvaje que se puede tener, y creemos que el humor debe estar por encima. Nosotros además nos solemos autocensurar para tratar de no molestar a nadie", y lamenta que "en España todos se ofenden fácilmente, menos el Gobierno".

Tanto Arévalo como Esteso han tenido palabras amables para quienes han sido sus "matrimonios cómicos" en escenarios y películas durante muchos años, Bertín Osborne en el caso del primero y Andrés Pajares en el del segundo.

"Con Bertín estuve seis años sobre los escenarios, con llenos hasta que nos cansamos", ha indicado Arévalo.

"Con Pajares lo dejé porque ambos teníamos la sensación de estar siempre haciendo la misma película", ha replicado Esteso.