EFEPozo Negro (Fuerteventura)

La Atalayita ha reabierto sus puertas como centro de interpretación donde conocer de manera interactiva la vida de los antiguos pobladores de Fuerteventura y como laboratorio desde donde investigar sobre este poblado arqueológico considerado como uno de los más importantes de la isla, pero también con más incógnitas que aclarar.

La Atalayita (Pozo Negro) aspira a convertirse algún día en el primer parque arqueológico de Fuerteventura.

De momento, se tendrá que conformar con la reapertura de sus instalaciones como centro de interpretación después de años cerrado y en manos del olvido, informa el Cabildo de Fuerteventura.

La empresa encargada de elaborar el proyecto de musealización es Arenisca. Su directora, la arqueóloga Rosa López, ha aclarado que la intención del Cabildo majorero es la de convertir el lugar en un centro educativo donde familias, profesorado y visitantes puedan “aprender de manera interactiva cómo era la vida de la población indígena de Fuerteventura”.

Junto al edificio, que hace las funciones de centro de interpretación, se encuentra el poblado aborigen de La Atalayita, un conjunto de 115 estructuras en piedra que en el mundo aborigen tuvieron funciones habitacionales, de almacenes para guardar la alimentación y corrales para la estabulación de ganado.

Incluso, se ha identificado una estructura en la zona como posible efequén, nombre con el que se designaba a los templos aborígenes destinados al culto. Cerca varios manantiales y una fuente parecen tener las claves de por qué eligieron los mahos el lugar para asentarse.

La Atalayita, un poblado vinculado sobre todo a la actividad ganadera, fue objeto de tres excavaciones en los años setenta del pasado siglo, aún así los interrogantes sobre cuándo se pobló, cuánto tiempo estuvo poblado y cuándo dejó de funcionar como asentamiento siguen siendo incógnitas para la arqueología canaria.

Los primeros estudios realizados en el poblado se iniciaron en la década de los años 50-60 del siglo pasado por Sebastián Jiménez Sánchez, quien lo denominó con el topónimo de El Saladillo y bautizó a las estructuras en piedra como casas hondas.

A mediados de los setenta, empezó a ser conocido con el nombre de La Atalayita. Ese año el profesor Demetrio Castro Alfín inició tres campañas de excavaciones arqueológicas desarrolladas entre 1974 y 1977.

López ha insistido en que la investigación sobre el poblado debe continuar, “no se sabe cuándo se funda ni cuándo se abandona por lo que queda mucho trabajo por hacer en este lugar tan importante y que ya se nombra durante la conquista, puesto que en el entorno se construyeron las primeras fortificaciones del conquistador Jean de Bethencourt”.

“La Atalayita constituye un asentamiento poblado muy antiguo y en buen estado de conservación en el que se puede seguir investigando”, ha matizado la arqueóloga.

Sobre el poblado de La Atalayita también ha planeado este miércoles la necesidad de convertir la zona de Pozo Negro en sitio histórico, una distinción que permitirá poner de relieve la importancia que ha tenido el lugar desde la época prehistórica hasta el pasado siglo XX cuando desde su puerto salían barcos con cal hacia otras islas.

Precisamente, el puerto de Pozo Negro aparece como primer puerto de Fuerteventura en la cartografía de 1423, pocos años después de la conquista de la Isla a manos de los europeos. Excavaciones subacuáticas descubrieron hace unos años restos de cerámica de los siglos XV,XVI y XVII.

En la atalaya cercana al poblado algunos investigadores ubican el castillo de Rico-Roche, la primera fortificación creada por el conquistador normando Jean de Bethencourt tras su llegada a la isla a principios del siglo XV.

El consejero insular de Patrimonio Histórico, Andrés Briansó, ha calificado este 20 de enero de “día importante para el patrimonio y la historia de Fuerteventura” al abrirse “este poblado de gran valor para el mundo aborigen”.

En un principio, abrirá sus puertas los viernes y sábados hasta que las restricciones por la covid-19 permitan ampliar el calendario de visitas.

“La Atalayita reúne todos los requisitos para ser uno de los primeros parques arqueológicos de Fuerteventura y desde la Consejería trabajamos para que, algún día, sea así”, ha matizado Briansó.

Por su parte, el vicepresidente primero del Cabildo, Alejandro Jorge, ha asegurado que la reapertura del lugar responde a un “compromiso del grupo de gobierno con el patrimonio de Fuerteventura” y ha apuntado que su reapertura servirá para que “sea visitado no solo por la población de la isla sino también por los turistas”.

El poblado se inaugura con un itinerario interactivo con 12 puntos de información que arrojan luz sobre la función de estas estructuras en piedra, ubicadas en medio del valle de Pozo Negro. EFE