La nueva adaptación de "Hänsel y Gretel" en el Auditorio de Tenerife mostrará la pobreza contemporánea de los protagonistas, que en lugar de ir a un bosque acudirán a la periferia de una ciudad, y en la que el papel de bruja lo interpretará un tenor para no fomentar el estereotipo de mujer malvada.

Los detalles de la producción de la obra infantil, programada por Ópera de Tenerife en el Auditorio los días 25, 27 y 28 de abril, fueron expuestos hoy en rueda de prensa por el director de Cultura y Educación del Cabildo de Tenerife, José Luis Rivero, y por la dramaturga Stefania Panighini.

Durante el primer día tan solo tendrá acceso al recinto el público escolar, mientras que las dos fechas siguientes estarán abiertas al público general.

Stefania Panighini señaló en la rueda de prensa que estar en la isla es "como volver a casa" tras firmar su tercera presencia en Tenerife después de Rinaldo en 2016 y Hänsel y Gretel en 2015.

El elenco de actores estará conformado por Aurora Faggioli (mezzosoprano), Inés Lorans (soprano), David Astorga (tenor), Silvia Zorita (mezzosoprano), Fernando García-Campero (barítono) y Elvira Padrino (soprano).

Panighini presentará una obra adaptada con 80 minutos de duración que pretende trasladar el conocido cuento a la actualidad mostrando "la pobreza contemporánea" de los protagonistas, según indica la directora escénica.

"En lugar de irse al bosque, los niños se van a la periferia de una ciudad, allí se quedan dormidos y sus sueños dan paso a un portal mágico dentro de un muro con grafitis", cuenta Panighini.

Además de mostrar la miseria, la función hará reflexionar al público sobre el paso de la infancia a la adolescencia y la importancia de la amistad durante esta etapa de la vida.

Según indica la directora Panighini, otra de las innovaciones de esta ópera será la interpretación de un hombre, David Astorga, en el papel de bruja para no fomentar el estereotipo de "mujer bruja".

La Orquesta Sinfónica de Tenerife, con Rubén Sánchez-Vieco a la batuta, pondrá el sonido a la representación, mientras que el diseñador Leo Martínez vestirá a los actores con un estilo "desaliñado que mezcla lo urbano con la fantasía", según indica el propio Martínez.

La producción se enmarca dentro del programa Ópera en Familia que, según el director insular de Cultura, José Luis Rivero, pretende "incorporar a los niños en el mundo de la ópera vinculando diversión y reflexión".

El director insular Rivero también ha declarado que el proyecto del Auditorio busca eliminar la idea de que la ópera va dirigida "a la élite" y propone funciones a "precio popular" para favorecer la asistencia de todos los públicos. EFE