EFELas Palmas de Gran Canaria

La obra y la trayectoria del escultor Félix Reyes, nacido hace 80 años en Gran Canaria pero afincado en Logroño durante décadas, serán reconocidas en su tierra con una exposición impulsada por artistas devotos de su producción que abrirá las puertas este jueves.

Tallas, pinturas y otras piezas, hechas algunas por el propio Reyes pero también por veinticinco creadores más, entre quienes figuran Juan Bordes, "escultor muy relevante a nivel nacional", Leopoldo Emperador, Manolo González, Ignacio Bautista, Santiago Vargas y Ulises Parada, conforman la muestra, ha explicado al presentarla horas antes de su inauguración su comisario, Miguel Rodríguez.

Denominada "25 artistas y autores en torno a Félix Reyes. Exposición Homenaje", la iniciativa "propone un diálogo plástico entre la obra del escultor" y las de sus compañeros, ha dicho.

Subrayando que en la relación entre su producción y la de sus colegas presentes en la muestra "el hilo conductor es la belleza, el compromiso y el afán por hacer las cosas mejor cada día", elementos que definen -ha afirmado- el trabajo y la actitud del homenajeado.

Quien ha combinado siempre, según ha asegurado, "la constancia y el empeño en seguir aprendiendo y mejorando cada día", tanto en su faceta creativa como en la de docente de la Escuela de Arte de Logroño, en la que ha impartido clases durante 35 años como catedrático de Volumen y de la que ha sido director durante diez años, se recuerda en su web.

Miguel Rodríguez ha insistido en la calidad de las piezas de Reyes y de sus acompañantes reunidas para la ocasión y en el valor añadido que les aporta la circunstancia de exhibirlas juntas, que ha opinado acrecientan el interés y la importancia de una exposición que "va a marcar un hito" en el devenir del arte en Canarias, ha augurado.

Félix Reyes, participante en la presentación, ha querido, en todo caso, restarse importancia, declarando que la iniciativa ha sido para él una "tremenda sorpresa", sobre todo por considerar que se trata de "un homenaje inmerecido en todos los sentidos", según ha dicho aunque sin la anuencia del comisario de la exposición.

Y ha añadido: "yo siempre he pretendido dar cariño y trabajo y, para mí, que me lo hayan reconocido mis amigos es lo más grande que me haya podido ocurrir en mi vida".

Por ello, Félix Reyes se ha confesado "muy feliz".

Su alegría es compartida, por Manuel Sánchez, presidente de la Fundación La Caja de Canarias, que ha hecho posible el proyecto contribuyendo a su financiación y cediendo el espacio para instalar las obras en su Centro de Iniciativas Culturales Cicca de Las Palmas de Gran Canaria.

Contando con respaldo económico del Ayuntamiento de Valleseco, municipio natal del escultor, y del Gobierno de Canarias, la entidad "ha llevado el peso de la exposición", que "acogimos desde el primer momento cuando nos la propuso Miguel Rodríguez", ha destacado Sánchez, que ha rechazado aclarar, de todas formas, cuál ha sido el presupuesto de la iniciativa, al entender -ha dicho al preguntarle al respecto- que "hablar de dinero es de mal gusto".