EFELas Palmas de Gran Canaria

La Biblioteca Insular del Cabildo de Gran Canaria reabrirá sus puertas el 25 de mayo, coincidiendo con la implantación en Canarias de la Fase 2 del protocolo de la desescalada previsto por el Gobierno de España para la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19.

Un comunicado del Cabildo destaca este jueves que la reapertura es de carácter parcial y sujeta a limitaciones para los usuarios del centro cultural, que en las últimas semanas ha adecuado tanto sus servicios como instalaciones para prestar una atención al público telefónica y presencial.

La biblioteca, que gestiona la consejería insular de Cultura, operará de lunes a jueves de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 19:00 horas, estableciendo una franja preferente de atención a colectivos vulnerables de 10:00 a 12:00 horas.

Añade que los únicos servicios que se ofrecerán son la devolución y el préstamo bajo demanda (vía telefónica o correo electrónico) y que los libros y soportes solicitados estarán a disposición del interesado en el plazo de 48 horas después de efectuarse la petición, y su recogida deberá efectuarse durante los tres días siguientes.

Para efectuar las peticiones de préstamo los usuarios deberán ponerse en contacto con la Biblioteca Insular a través del teléfono 928382672 y correo prestamo@grancanaria.com, destaca la nota

La fuente subraya que los libros también se someterán a un proceso de cuarentena de quince días tras ser devueltos por el público y antes del siguiente préstamo del ejemplar, siguiendo así las indicaciones del Ministerio de Sanidad y unificando el criterio que asimismo aplicará la red BICA.

Apunta que solo Italia y España han establecido una cuarentena tan amplia para esos objetos, ya que en otros países dejarán pasar dos días para devolverlos a la vida en comunidad.

Además, a partir del 22 de junio la Biblioteca Insular espera poder ampliar tanto su horario como su carta de servicios y actividades al público, según las instalaciones vayan adaptándose a las medidas y exigencias sanitarias contempladas en las sucesivas fases del Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad.

Por tanto, se abrirían algunos espacios dotándolos con 50 puestos de estudio (dos por mesa) para el mismo número de usuarios, que tendrán limitada su estancia en la biblioteca por tres horas.

No funcionará aún el servicio nocturno ni la apertura durante los fines de semana.

Quienes deseen acudir al centro deberán hacerlo provistas de mascarillas y mantendrán la distancia de seguridad interpersonal de al menos 2 metros en el acceso al recinto y dentro de él, tanto con el personal bibliotecario como con otros usuarios, evitando las aglomeraciones.

La biblioteca instalará en su zona de acceso un dispensador con una solución hidroalcohólica cuyo uso es obligatorio, concluye el comunicado. EFE

iqr