EFELas Palmas de Gran Canaria

La mundialmente popular ciudad de La Habana se mostrará al público desde una inédita nueva mirada, forjada "con voluntad de huir de los estereotipos de una urbe que ha sido tan retratada", con la presentación en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria del filme "Terranova", que se proyectará por primera vez ante los espectadores en la isla.

Aunque premiada ya meses atrás en el Festival Internacional de Rotterdam con un Ammodo Tiger Short Award, la capital grancanaria será el escenario de la primera exhibición en una sala abierta a los aficionados esta película, creada partiendo del propósito de desmarcarse del estilo de "sinfonía de ciudad" habitual en "toda una tradición de cine sobre ciudades" que las presentaba con visión futurista, ha destacado este miércoles su autor Alejandro Pérez Serrano.

Director junto al cubano Alejandro Alonso de un trabajo hecho entre dos y con respaldo de fondos públicos de su país y europeos, Pérez Serrano, español nacido en Jaén pero que completó su formación artística en el país caribeño y ha residido siete años en La Habana, ha celebrado especialmente al presentarla ante periodistas esa posibilidad cercana de, por fin, someter al juicio del espectador "Terranova".

Ya que, más allá de que obtenga o no galardones en Rotterdam o en Las Palmas de Gran Canaria, donde competirá por hacerse con uno de sus trofeos, al hacer un filme "lo que queremos es que se vea. Que podamos compartir la película con el público, ese es el mayor premio para nosotros", ha declarado Alejandro Pérez Serrano.

Este cineasta ha avanzado que su deseo es que, al ver su obra, "el público experimente un viaje en torno a la ciudad" y "se relacione de forma sensorial" con la capital cubana, de modo que "al salir de la sala pueda sentir cosas".

Eso sí, teniendo en cuenta que se ha llevado a cabo un retrato singular de la urbe, hasta el punto de que "es La Habana pero podría ser otro lugar", si bien, "a la vez, no deja de ser La Habana", ha insistido.

Ha agregado que lo que muestra su película es "una ciudad que es mezcla de muchas otras".

Lograr la composición buscada ha sido, en todo caso, "bastante complicado", ya que "La Habana es bulliciosa" y eso dificultaba, según ha expuesto el director, el objetivo de captar, como se quería, una imagen diferente de determinados enclaves.

Algo que obligó a rodar en esos lugares de noche, a fin de conseguir la atmósfera deseada, ha explicado.

El producto de esos esfuerzos, sumado a la oportunidad que sus autores tuvieron, al estar respaldados institucionalmente desde Europa, de que les abrieran las puertas para grabar en museos, instalaciones industriales y otros sitios donde "es muy difícil que te dejen rodar normalmente" en Cuba, conforma la personal estampa de la capital caribeña que ofrece "Terranova".

Alejandro Pérez Serrano ha rechazado encasillar este trabajo en el género del documental o en el de ficción, al considerar difusa la frontera entre uno y otro y confesando: "la verdad que eso es algo en lo que no hemos pensado mucho", ni al trabajar en su obra ni una vez terminada. EFE

cms/jmr

(foto)