EFELas Palmas de Gran Canaria

La exposición "Benito Pérez Galdós. La verdad humana" llega a la casa natal del escritor en Las Palmas de Gran Canaria con el fin de mostrar las múltiples caras de este polifacético autor, como periodista, editor, político, músico, dibujante, pintor y coleccionista de arte.

El comisario de la muestra, Germán Gullón, ha destacado a los periodistas en rueda de prensa que esta muestra, que ha estado expuesta en la Biblioteca Nacional, donde fue visitada por 70.000 personas, responde a un proceso de 60 años en el que hispanistas de todo el mundo han ido publicando sobre Galdós, un autor y un genio que "tuvo muy mala suerte en su proyección universal".

Según Gullón, Galdós fue un escritor muy envidiado y con muchos enemigos que "tiraban con bala" contra él debido a sus éxitos, y el trabajo que ha comisariado pretende reivindicar su figura, "la más importante de la cultura española" de su época, aprovechando el centenario de su muerte (1843-1920).

La muestra arranca con su infancia y niñez y el "gran éxito" de la educación progresista y "buena" que recibió en el colegio de San Agustín y con su marcha a Madrid en 1962 para estudiar Derecho y, en ella, ocupan un lugar especial los dos hombres que más influyeron en su vida, el filósofo y ensayista Francisco Giner de los Ríos y el psiquiatra Luis Simarro, ha explicado Gullón en un recorrido de la exposición, que se abre al público este jueves.

Los inicios de Galdós como periodista en el periódico "Omnibus", profesión a la que se dedica entre los años 1864 y 1872, con un periodismo nuevo de reportero que miraba la realidad; la publicación de sus primeras novelas y su paso por el Ateneo de Madrid, donde tuvo la oportunidad de escuchar a los grandes liberales españoles, se documentan también en este trabajo, ha indicado Gullón.

Así mismo, recrea su familia, sus amores, su afición por el arte y la música o su casa de San Quintín, en Santander, al margen de su ingente obra como escritor, ha remarcado el comisario, quien ha destacado también de la muestra los dos retratos que le hizo Joaquín Sorolla.

Cerca de un centenar de obras, entre manuscritos, esculturas, libros impresos, fotografías, primeras ediciones y lienzos, procedentes de la Biblioteca Nacional y de las colecciones particulares del propio Gullón y el bisnieto del escritor, Luis Verde Muntán, comprenden la muestra, que se completa con 70 piezas de los fondos documentales de la Casa-Museo Pérez Galdós.

De la disposición de todo el material que se exhibe se ha encargado el diseñador Eduardo Bonet, cuyo trabajo ha sido elogiado.

La exposición, que estará en su ciudad natal hasta el 15 de diciembre, se trasladará al instituto Cabrera Pinto de La Laguna, en Tenerife, a partir de enero de 2021, ha señalado el viceconsejero de Cultura del Gobierno canario, Juan Márquez, quien ha remarcado también el carácter simbólico de ese centro educativo porque fue donde se examinó Galdós para poder ir a estudiar a Madrid.

El director de la revista "Archiletras Científica", Arsenio Escolar, ha presentado el volumen monográfico dedicado a Benito Pérez Galdós, titulado "Galdós, genio innovador", dirigido por Ángel Gómez Moreno y coordinado por María Ángeles Varela Olea, que cuenta con los trabajos de galdosianos actuales como Yolanda Arencibia, Juan Antonio Yeves y la propia Varela, entre otros muchos.

Estos expertos reivindican a Galdós como un clásico universal de primer orden, al nivel de Tolstoy, Dickens o Balzac, que dio voz a todos los españoles de su tiempo y que fue "alguien mucho más grande de lo dicho hasta ahora" y a quien se le debe rendir el homenaje nacional que nunca se le hizo, según Escolar. EFE