EFELas Palmas de Gran Canaria

Lola Herrera se pone este fin de semana de nuevo en la piel del personaje más importante de su carrera, Carmen Sotillo, la viuda de "Cinco horas con Mario", convencida de que los acontecimientos de estos días confirman que la mujer "ha conseguido mucho, pero sigue sin tener nada seguro".

La veterana actriz ha comentado hoy en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria las sensaciones inesperadas que está teniendo en su regreso a un papel que hace 14 años decidió no volver a interpretar, tanto por los matices nuevos que descubre aún en el personaje creado por Miguel Delibes, como por ver cómo recibe el público esta historia, ambientada en la sociedad franquista.

Lola Herrera (Valladolid, 1935) ha remarcado que las primeras veces que interpretó sobre el escenario a Carmen Sotillo "se hacían unos silencios en el teatro que se cortaban con cuchillo", porque el monólogo de la viuda que vela a su marido tocaba temas que todavía estaban presentes en esos días, en una democracia recién estrenada.

Con el tiempo, apunta, la respuesta del público ha ido evolucionando y "Cinco horas con Mario" se ha convertido en una referencia de las reivindicaciones feministas, situadas en el opuesto de lo que representa Carmen Sotillo, una mujer anulada por el matrimonio, clasista, presa de las apariencias y de lo material.

Sin embargo, la actriz sostiene que en la España del siglo XXI "siguen existiendo muchas Carmen Sotillo" y que aquellos hombres del franquismo que convertían a sus esposas en lo que refleja ese personaje de Delibes no han desaparecido, "estaban agazapados".

"Ha pasado el tiempo, pero, de fondo, todo aquello no está tan lejos. Todo lo que hemos conseguido, como nos descuidemos, nos lo pueden quitar", ha enfatizado la actriz.

Lola Herrera se ha referido en concreto a la polémica que han generado las proclamas lanzadas por Vox contra la Ley de Violencia de Género y contra las políticas de igualdad en favor de la mujer.

"Todo aquello no está tan lejos. De hecho, ves el Telediario y lo ves cerquísima. El padre Carmen Sotillo sería hoy de Vox, seguro", ha argumentado la intérprete.

Sobre su relación con la obra de Delibes, ha reconocido que tenía sus reparos en volver a este papel, porque en este momento dobla ya la edad que tenía la Carmen Sotillo que velaba a Mario.

Sin embargo, ha añadido, la adaptadora de la novela original al teatro, Josefina Molina, le ha convencido de que "Menchu" es una mujer, sin importar la edad. Y, a partir de ahí, Lola Herrera ha renovado su prolífica relación con el personaje.

"Tengo todavía mucho material para inyectarle a Carmen y ella me inyecta a mí... ¡No veas! Miguel Delibes escribió un personaje lleno de pasadizos, no tiene fin", ha relatado.

Herrera ha señalado, además, que sigue enamorada de su profesión y que quiere trabajar hasta que se lo permita la salud. De momento, con "Cinco horas con Mario" le queda gira hasta 2020. EFE