La escritora y editora canaria Elena Morales ha reunido cuentos y poemas escritos por 19 niños de las islas en "Teguisamos cuentos", un libro ideado para enseñar a escribir ficción a los más pequeños "sin moverse de casa" y que en gran parte tiene como trasfondo los paisajes de Lanzarote.

"Teguisamos cuentos" es un manual "para que los pequeños grandes lectores se inicien en el fabuloso mundo de la escritura creativa, pero también es un libro ideado para que mayores y niños no dejen jamás de soñar", afirma en una entrevista a EFE Elena Morales, que también aporta en el volumen sus explicaciones didácticas.

La obra, publicada por Escritura entre las Nubes con la colaboración del Ayuntamiento de Teguise, ha visto la luz también en inglés gracias a la traducción de Jim Miller y bajo el título Teguise Story cookbook.

Cada uno de los capítulos recoge las explicaciones detalladas de las propuestas, ejemplos literarios ilustrados, notas introductorias didácticas y, a continuación, una selección de trabajos realizados por el alumnado de los talleres de los veranos 2017 y 2018 en la Biblioteca Municipal de Teguise.

«Existen multitud de libros infantiles escritos por adultos pero muy pocos escritos por menores. Cada vez que leemos los cuentos de otros niños y niñas en el taller, siento cómo ellos se identifican, y estas lecturas tan cercanas les dan seguridad para atreverse ellos también con nuevos retos sin ningún tipo de bloqueos», afirma Elena Morales.

"Teguisamos cuentos" se divide en once bloques principales: «Las normas», «Animalversos», «Caligramas», «Versos encadenados», «Animal + objeto», «Binomio fantástico», «Cuentilínea», «Adivinacuentos», «Enumetáforas» «Remake story y remix cuentos» y «Autorretratos y autobiografías con ingeniosas tipografías».

Una parte de los cuentos versan sobre Teguise y Lanzarote y las ilustraciones toman como trasfondo paisajes de la isla.

Asimismo, uno de los cuentos transcurre en la villa de Teguise y contiene imágenes y recreaciones de distintas zonas y establecimientos del pueblo: la Biblioteca Municipal, el Palacio Ico, Ineris, el Museo de Aloe Vera, La Bodeguita del Medio, la Casa de la Palmera, las tiendas Bongo y María Cao, así como la tienda de Informática, la Farmacia y el CEIP Doctor Alfonso Spínola.

Al final de la obra se reproducen las biografías de los niños participantes, un capítulo que valoró especialmente el traductor, Jim Miller, «por su dulzura» y porque pudo constatar que a los niños españoles les gustan las mismas cosas que a los niños americanos: leer, escribir, la música, el fútbol y jugar con los amigos.

La presentación de "Teguisamos cuentos" estaba prevista para hoy en la Biblioteca Municipal de Teguise pero, al igual que las ferias del libro del archipiélago, se ha cancelado como consecuencia del coronavirus, lo que ha llevado a su vez a las editoriales a parar la impresión de libros, lamenta Elena Morales.

A su juicio, la crisis "fuerte" va a venir después, cuando llegue "la cruda realidad de que acabó todo y siguen las deudas", asegura Morales, quien agradece a Correos el que permita a los editores desplazarse para remitir los envíos de libros a las islas.

Añade la también autora que la lectura y la escritura son la mejor manera de aliviar el estrés y desahogar las emociones porque "permite aclarar los pensamientos".

"Cuando escribimos ordenamos, sistematizamos, se abren compuertas desconocidas. La escritura vivifica la vida, ayuda a desarrollar el lenguaje, la sensibilidad, la imaginación, la creatividad, la comprensión del mundo y de uno mismo", expone.

Asegura además que el niño dispone de una mente capaz de absorber conocimiento pues "con muy pocas pautas tiene el poder y la capacidad de enseñarse a sí mismo para desplegar sus alas y volar sin prejuicios".

Elena Morales es doctora en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna y ha impartido cursos intensivos sobre la pintora Remedios Varo en la Universidad del Claustro de Sor Juana de México.

Actualmente sigue dedicada a la edición en Escritura entre las nubes e imparte clases de Escritura Creativa en Santa Cruz de Tenerife y en Lanzarote. EFE