EFELas Palmas De Gran Canaria

Un vigente Cicerón, protagonizado por el actor José María Pou, invitará este viernes y sábado en el Teatro Cuyás a reflexionar sobre los límites de la democracia y el respeto a las leyes en una obra con la que el coliseo retoma su actividad en 2021 tras el paso de la borrasca Filomena.

Con un 33 % de su aforo y unas funciones que comenzarán una hora antes, a las 19.30 horas, dado el toque de queda que rige en Gran Canaria desde las 22.00 horas por el nivel de alerta covid 3 que afecta a la isla, Pou regresa al Cuyás con "Viejo amigo Cicerón", una obra escrita por el exresponsable del Centro Dramático Nacional Ernesto Caballero y dirigida por Mario Gas.

En una rueda de prensa en la que ha resaltado que lleva más de 13 años actuando en el Teatro Cuyás, en el que recala, más o menos, cada dos años porque para él es una parada obligada en todas sus giras, Pou ha agradecido a todos los coliseos de España que sigan siendo "guardianes de la cultura".

"Nos hemos convertido en militantes de la cultura" en estos tiempos de pandemia, en los que hay que "seguir alimentando este tesoro para soltar amarras cuando toque", ha subrayado el intérprete, quien espera que esta nueva obra en la que está embarcado desde el pasado 12 de marzo, cuando se estrenó en Mérida, pueda repetir el "éxito multitudinario" de su anterior incursión teatral, "Sócrates".

El actor ha explicado que "Viejo amigo Cicerón", título que hace un guiño a los tratados sobre la vejez y la amistad del también abogado, orador, escritor y filósofo, pretende, como pasó con "Sócrates", que el público "pueda mirarse en el espejo de la Historia para reflexionar sobre el presente".

Para ello, la obra de Gas recrea, con un lenguaje muy actual, el papel que Cicerón desempeñó en la antigua Roma en su faceta como político, la que le costó la vida por defender las libertades de ese pueblo frente al despotismo de Julio César, ha referido.

El actor catalán ha recordado que Cicerón fue asesinado por dos sicarios del sucesor de Julio César, Marco Antonio, quienes "le cortaron la cabeza con la que pensaba y las manos con las que escribía y lo exhibieron en público en la tribuna donde daba sus discursos".

El también director teatral ha explicado que, como homenaje a Cicerón, que creía que "una casa sin libros es como un cuerpo sin alma, la obra que protagoniza discurre en una biblioteca, donde dos estudiantes preparan una investigación sobre la figura del político romano, a los que se suma un tercer personaje desconocido que comienza a colaborar con ellos.

"De tanto asomarse al pozo de la historia", estas tres personas acaban cayendo en ella hasta el punto de no saber discernir si están en el presente o en el pasado, protagonizando así un viaje de ida y vuelta que puede desconcertar al principio un poco al público, ha advertido Pou.

El actor catalán ha estimado que "algunos de los políticos de hoy debieran mirarse" en la figura de Cicerón, quien se sentiría muy solo, ha dicho, en esas sesiones parlamentarias del Congreso de los Diputados en las que predomina "la bronca y el lenguaje barriobajero".

Pou ha rememorado las palabras de Cicerón, quien consideraba en su época que "no se necesitaban héroes, sino saber elegir a los mejores para que representaran" a la ciudadanía, y ha estimado que los grandes clásicos "son permanentemente actuales porque hablan de la esencia del hombre".

Por eso, ha advertido de que el público "se reeencontrará en esta obra de teatro con un viejo amigo que, quizás, no conocía". EFE

pcr

(foto)