EFERedacción Deportes

El Iberostar Tenerife sumó este martes una importante victoria en Montenegro ante el KK Mornar Bar (74-81) en un partido muy duro e igualado, pero que los tinerfeños solventaron con éxito tras un buen final de partido.

Lo cierto es que el encuentro fue muy intenso y duro y cualquiera de los dos pudo llevarse el partido, pero valió la experiencia y serenidad canarista en el tramo final del choque para llevarse el triunfo final.

Los montenegrinos pusieron las cosas muy complicadas al Iberostar Tenerife desde el inicio del choque. Begic y Pullen avisaban de que no tendrían un encuentro fácil. Pero tras el buen inicio local, los canaristas empezaron a entrar tímidamente en juego y con el 15-17 y luego con el 15-20 tras un 2+1 de Dani Díez, parecía poner la velocidad e intensidad necesaria.

Fue en el segundo cuarto cuando el Iberostar Tenerife tomaría una ventaja importante en el marcador. Atkins pondría el 20-30, momento en el que el entrenador del equipo local paró el partido con un tiempo muerto. Ese minuto le dio fuerzas de nuevo al KK Mornar y despues de recomponerse en la cancha salió dispuesto a todo. Parcial de 7-0 y de nuevo igualados (27-30). Máxima tensión de nuevo entre los dos bandos, con errores repartidos entre los dos y se llegó al descanso con 43-40 tras una canasta final de Bjelica.

El KK Mornar salió mejor en el tercer cuarto y fruto de su buen trabajo defensivo, acompañado por los errores visitantes, se puso con cierta claridad por delante en el marcador (49-42 y 51-44), hasta que de nuevo y tras los cambios realizados por Vidorreta, los tinerfeños volvieron a igaualar el choque.

Álex López puso el 51-48 y Lundberg, el 53-53. En el tramo final del choque y pese a ese inicio igualado, el Iberostar Tenerife estuvo mejor en los momentos importantes del choque y poco a poco fue poniendo tierra de por medio y terminar ganando por ese 74-81 final. EFE