EFELas Palmas de Gran Canaria

El Unicaja Málaga terminó imponiéndose al Herbalife (80-84) en el particular recital de triples vivido en el Gran Canaria Arena -25 en total, con casi un 50 % de acierto entre los dos equipos-, lo que permite a los andaluces asomar la cabeza en la ACB a costa de la quinta derrota consecutiva de los amarillos.

El acierto de un inspirado Darío Brizuela (23 puntos) desactivó los esfuerzos de los locales Costello y Albicy -ambos con 18 puntos-, que vieron cómo el parcial de 11-25 del segundo cuarto terminó penalizando de manera decisiva en el duelo.

Tras un inicio dominado por el tiro exterior de los visitantes (3-8), el Gran Canaria se recompuso con el acierto de Albicy desde el perímetro y la polivalencia de Shurna y Wiley, sacando a relucir un parcial de 7-0 (10-8) en el ecuador de un primer cuarto que acabó con ventaja isleña (21-16).

El segundo periodo arrancó con un repunte de 11-0 para el Unicaja que invertía las tornas en el electrónico (21-25) merced al liderazgo de Brizuela en el equipo verde. De poco sirvieron los esfuerzos de Costello en la pintura, ya que los malagueños seguían erosionando desde el perímetro y alargando la cicatriz a 8 puntos (23-31).

La panorámica parecía enderezarse para el Herbalife, pero eran esfuerzos algo laxos ante la dinámica exhibida por jugadores como Bouteille y Alonso, cerrando la primera parte con un elocuente 11-25 de parcial y un 32-41 global para el Unicaja.

En la reanudación, el cortocircuito fue a más, con un 3-9 de inicio que colocaba la diferencia en 15 puntos (35-50), forzando un tiempo muerto de Porfi Fisac en apenas dos minutos y medio.

La pausa táctica parece que dio buen resultado, ya que el Herbalife reaccionó con un triple de Albicy, una bandeja de Ferrari y un 'alley-oop' entre el propio Ferrari y Wiley (42-50), lo que provocó una nueva parada a los banquillos, esta vez solicitada por el técnico visitante, Luis Casimiro.

El efecto fue más que inesperado. Sobre el parqué se reprodujeron un total de ocho triples casi consecutivos, cuatro en cada aro. Un improvisado concurso de triples en el que la escuadra canaria consiguió arañar un poco más en el marcador (60-64).

El último cuarto fue más que camaleónico. Nada más quedarse a tres puntos la diferencia, el equipo malagueño provocó una nueva derrama de siete puntos (63-73) para después pasar a un nuevo intercambio indiscriminado de canastas (77-82). Sin embargo, un 'alley-oop' fallido de Wiley, muy protestado por los locales por un posible contacto de Díaz en la jugada, y un tapón de Guerrero a un lanzamiento de Okoye terminaron por sentenciar el encuentro a favor de los andaluces (80-84).

80. Herbalife Gran Canaria (21+11+28+20): Albicy (18), Dimsa (8), Shurna (2), Wiley (8) y Costello (18) -quinteto inicial-, Ferrari (8), Santana (3), Burjanadze (5) y Okoye (10).

Entrenador: Porfirio Fisac.

84. Unicaja Málaga (16+25+23+20): Boutelle (13), Díaz (7), Thompson (9), Alonso (8), y Guerrero (8), -quinteto inicial-, Waczynski (4), Suárez (3), Brizuela (23), Abromaitis (5), Gerun (-) y Nzosa (4).

Entrenador: Luis Casimiro.

Árbitros: Joaquín García, Francisco Araña y Miguel Ángel Pérez.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la sexta jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena. Sin eliminados. EFE