EFELas Palmas de Gran Canaria

El entrenador de la UD Las Palmas, Pepe Mel, ha confirmado este viernes que Jonathan Viera se ha retirado del entrenamiento con molestias y será sometido a pruebas médicas esta tarde, por lo que desconoce si podrá contar con él para el partido de este sábado ante el Alcorcón en el Estadio de Gran Canaria.

Mel prefiere ser "optimista" y no descartar de antemano al atacante isleño hasta saber lo que dictaminen los médicos, por lo que espera que participe en un último entrenamiento previsto para la mañana del mismo sábado, antes de la visita del equipo madrileño.

La posible baja de Jonathan Viera sería la undécima del equipo grancanario, entre lesiones, sanciones (Mauricio Lemos) o, como el caso del juvenil Pedri, en el Mundial sub'17 de Brasil con la selección española.

Además, la próxima semana también se ausentará el guardameta Josep Martínez al ser convocado de nuevo por la selección sub'21.

"Ya tenemos un equipo entero, porque hay un futbolista de baja en cada puesto", ha dicho con resignación Pepe Mel este mediodía en rueda de prensa.

El técnico madrileño cree que tendrán que "reiventarse por tercera vez", y que ante el "problema numérico" que suponen tantas ausencias, es el momento de "usar la plantilla" y que los jugadores que han tenido menos protagonismo "den la cara y se reivindiquen".

Mel se verá obligado mañana a completar la convocatoria con jugadores del filial, y ha adelantado que en esa lista estarán el lateral derecho Jesús Fortes y el extremo madrileño David Herrera.

Por otra parte, el preparador amarillo ha dejado entrever que ante el Alcorcón cambiará la forma de jugar, sin tanta posesión.

"Habrá que hacer cosas diferentes ante un rival que va a presionar arriba, y también para adaptarnos a las cualidades que tienen los jugadores con los que vamos a contar", ha explicado.

Del equipo madrileño, el técnico de la Unión Deportiva ha destacado que tiene "gente experimentada", con un centro del campo "potente", que va "bien encaminado" porque llega "en buena racha", y que el hecho de permanecer invicto como visitante es solo "una estadística" que se puede quebrar en cualquier momento.

"Lo importante es tener clara una idea de juego, y la tenemos, más allá de la adversidad que sufrimos cada semana con las lesiones. No nos benefician los intercambios de golpes, debemos jugar con más oficio y hacer los partidos más controlados", he recordado tras lo sucedido en Zaragoza el domingo pasado (3-0).

Esa derrota en La Romareda fue la tercera consecutiva, y Mel ha explicado la situación así: "Nos ha pillado la tormenta resguardados, porque veníamos de cuatro victorias; ahora hay que esperar a que escampe, y cuando vuelva a salir el sol, seremos mejores".