EFEIvone Palenzuela La Laguna (Tenerife)

Destacaron en categorías de formación y tuvieron que salir de casa porque entonces era la única forma de ser profesional. Por el camino pasaron por la selección española y ahora coinciden en el Ciudad de La Laguna Tenerife: son Laura Herrera (Tenerife) y Esther Montenegro (Gran Canaria), dos jugadoras contrastadas a las que, a pesar de su larga trayectoria, la vida les tenía preparada alguna que otra "primera vez" más.

Un debut se asocia siempre con la juventud, pero estas deportistas canarias se estrenarán en la Eurocopa siendo expertas, con 38 años en el caso de 'Monty', y 31, en el caso de Herrera, sumando entre las dos casi 900 partidos en competiciones nacionales.

Además de esta aventura internacional, la temporada pasada la grancanaria jugó por primera vez la Copa de la Reina y la tinerfeña lo hizo nueve años después de su última experiencia con el Rivas.

Comparten puesto aunque realizan roles diferentes, ya que Herrera ha encajado en el conjunto tinerfeño por sus perfil defensivo y los intangibles que aporta y Montenegro lo ha hecho gracias a su talento ofensivo y su buen tiro de tres.

También comparten la ilusión por este nuevo reto que empieza este martes ante el Flammes Carolo (Francia), sigue con el choque ante el Roche Vendée (también francés) y finaliza el viernes frente al Lointek Gernika Bizkaia.

"Personalmente no puedo pedir más, estoy en el equipo de mi tierra y encima con un premio añadido que es jugar la Eurocup", ha declarado Laura Herrera, en un encuentro de prensa.

La interior, que llegó al club isleño en la 19/20 y promedia casi 30 minutos de juego, volverá a Europa después de aquella temporada 10/11 en el Riva en la que también participó en la Euroliga.

La chicharrera sí salió a pista en el encuentro de clasificación que tuvo que jugar el equipo morado, pero su compañera aguarda impaciente al no haber podido disputar ese encuentro ante el Kangoeroes Basket Mechelen por unas molestias en la espalda.

"Para mí es una emoción, va a llegar ya el día del partido, voy a debutar a mi edad, es algo que me hace muchísima ilusión, llego muy contenta a la burbuja con la intención de disfrutar de todo esto", ha señalado.

Montenegro arribó al Clarinos en la temporada 18/19 con el objetivo de alcanzar el ascenso a la Liga Femenina Endesa y así fue, lo que no se esperaba era llegar a Europa en solo dos campañas: "Vine para ascender y dejar el equipo en primera división, no me esperaba dar estos pasos, es increíble, la temporada anterior fue la Copa y ahora esto".

Ambas han considerado que haber alcanzado el pase "ya es un éxito”, porque no había un equipo canario en esta competición desde la temporada 2011/2012, último año en el que apareció el Spar Gran Canaria tras 16 participaciones consecutivas.

"Podemos empezar mal, somos novatas pero tenemos que estar preparadas para el siguiente partido porque en estos formatos el apartado psicológico es muy importante", ha advertido Herrera.

Dieciocho cursos tuvieron que pasar para que la jugadora grancanaria pudiera regresar a un equipo del archipiélago, mientras que la tinerfeña estuvo doce campañas fuera, periodos de tiempo largos que les han permitido poner ahora su conocimiento del juego al servicio del equipo de su tierra. EFE

1011934

ip/jmr