EFEIvone Palenzuela Santa Cruz de Tenerife

El Valencia Basket visitará al SPAR Gran Canaria este sábado en un encuentro que corresponde a la jornada dos de la Liga Femenina Endesa, y que supondrá el retorno después de siete años de la jugadora Leticia Romero a La Paterna, la cancha en la que la medallista olímpica se crío como jugadora de baloncesto.

La base de Agüimes ha contado en declaraciones a Efe que no se había planteado hasta esta semana lo que significaba volver a jugar un encuentro en su isla, pero tras reflexionarlo, ha admitido que se siente “muy ilusionada” por ello.

“En La Paterna aprendí casi todo lo que sé y el club era como una familia para mí, me apetece ir, jugar allí y reencontrarme con toda la gente, creo que va a ser una alegría”, ha apuntado.

El club grancanario despidió a la directora de juego en 2013 con una medalla de oro en el cuello tras cerrar una de las actuaciones más impresionantes de un campeonato de España junior, puesto que Romero fue la máxima anotadora, la mejor pasadora y la mejor jugadora de la final y del torneo.

Ahora, tras cuatro temporadas en la NCAA (Kansas y Florida), un verano en la WNBA, una final a cuatro de Euroliga y tres medallas con la selección, el CB Spar Gran Canaria podrá vivir en persona el crecimiento de su jugadora.

Y además, el partido suma más emotividad si cabe, puesto que Romero dirigirá al combinado taronja en la pista en la que debutó en Liga Femenina Endesa con tan solo 15 años.

Sin embargo, debido a la lesión de ligamento cruzado que truncó su pasada temporada, la base aún está encontrando sensaciones, “acostumbrándose al baloncesto, a las cargas y a las sesiones de balón”.

“Creo que llevo bien la recuperación porque me estoy cuidando bastante y le estoy dando a la rodilla todo lo que necesita, es un camino lleno de altibajos pero estoy mejor de lo que me esperaba”, ha confesado.

Tras haberse perdido buena parte del curso anterior, Romero sí ha podido realizar con normalidad la pretemporada, algo que ha considerado “positivo”, al igual que el comienzo de la liga para su equipo.

El pasado sábado el Valencia Basket consiguió devolver al Lointek Gernika la derrota de las semifinales de la Supercopa (68-62) y superó al combinado vasco en La Fonteta (64-52), lo que para Romero ha sido “muy importante”, porque aporta autoestima y herramientas para seguir con la construcción de una plantilla prácticamente nueva.

En su segunda temporada como taronja, Romero tiene el reto de acoplarse lo mejor posible al gran proyecto comandado por Rubén Burgos que cuenta con deportistas muy relevantes a nivel mundial como Rebeca Allen, Cristina Ouviña o Laura Gil.

Para ello, la base tendrá que recuperarse por completo de su lesión y volver a encontrar el juego que tan lejos le llevó y que tal vez recupere con una visita al lugar en el que todo empezó. EFE