EFELas Palmas de Gran Canaria

La jugadora internacional cubana Lisandra Lussón, de 34 años, ha puesto fin a su carrera deportiva este fin de semana, tras los dos partidos contra el equipo portugués Colégio de Gaia que han dado la clasificación al Rocasa Gran Canaria para los octavos de final de la Copa Europea.

"Esta vez sí, ya no pienso volver a las canchas a competir con mis compañeras, al menos profesionalmente", ha asegurado Lussón, para explicar una decisión que tomó hace ya tiempo, pero que pospuso durante el periodo de confinamiento en España por la pandemia de coronavirus, porque no quería despedirse así de la afición.

La jugadora cubana, que ha disputado dos mundiales con su selección (Brasil 2011 y Dinamarca 2015) y fue la máxima anotadora de los Juegos Panamericanos de 2015, se ofrece a "ayudar en los entrenamientos si en algún momento" la necesitan "por alguna razón", porque piensa "seguir vinculada al deporte".

"En ese sentido, no pienso dejarme ir, pero mi carrera profesional activa ya la terminé en mi mente y en mi cuerpo", apunta.

Lisandra Lussón está contenta de haber podido decir adiós a la afición de Gran Canaria en una eliminatoria europea como la de este fin de semana, porque la perspectiva de poner fin a su carrera en mitad de un confinamiento la había dejado "desolada".

"Había tomado la decisión y estaba contenta, pero cuando volví a comprometerme con el club durante este tiempecillo para ayudar a las chicas, lo afronté con esa ilusión de poder retirarme en las canchas", apunta la jugadora, que ahora piensa dedicarse a entrenar en categoría infantil. "Me encanta", dice.

Este domingo, el Rocasa certificó su pase la siguiente ronda de la Copa Europea EHF tras endosar un 13-30 a Colégio de Gaia portugués, que agrandaba la renta que ya había logrado el sábado, de 31-16 (el la eliminatoria se disputó en dos partidos consecutivos en Telde, sábado y domingo, por acuerdo entre los dos clubes. EFE