EFELas Palmas de Gran Canaria

El piloto grancanario Luis Monzón, a los mandos de un Audi R8 LMS, se ha proclamado vencedor absoluto de la decimoquinta edición de la Subida de Moya y, por tercer año seguido, conquista el título regional de la especialidad automovilística de Montaña.

Monzón, que con este triunfo incrementa su palmarés en la rampa moyense, bajó los cronos de manera paulatina y, desde la manga de entrenamientos, rodó en registros por debajo del récord en turismos.

Así, al finalizar en la segunda manga oficial con el asfalto totalmente seco marcó un registro de 3.47.664, según destaca este sábado un comunicado del organizador, Club Azuatil.

La pugna por las restantes plazas del podio de turismos fueron más reñidas ante un inalcanzable Monzón, quien sigue invicto desde que se subió al Audi R8.

El piloto más rápido de los Porsche fue Iván Armas, que firmó un tiempo de 3.54.087 que le dio el segundo puesto, que mejoró el registro de Enrique Cruz, con otro 911, y una marca de 3.54.939, a sólo 8 décimas de la plata.

Fuera del cajón de honor quedó Yeray Lemes, con el otro Porsche, con un crono de 3.57.071 que le otorgó la cuarta plaza, por delante de Miguel Cabral (Mitsubishi Lancer Evo X), quinto con un registro de 4.02.498.

Sexto finalmente fue Julián Falcón (Porsche 911), quien aventajó a Juany Jorge (Seat León), Cristian Alemán (BMW M3), Samuel Marrero (Saxo Kit Car) y a Ayoze Campos (Seat León), entre otros.

Por su parte, un tiempo de 3.59.613 dio al René Santana la victoria en la modalidad de barquetas, con un Silver Car que superó a Ricardo Rodríguez (Speed Car Evo), a 4,8 segundos, Aday Naranjo (BRC) y a César Mendoza (Fórmula France).