EFEPebble Beach (California, EEUU)

El vizcaíno Jon Rahm, el grancanario Rafa Cabrera Bello, el barcelonés Adrián Arnaus y el castellonense Sergio García, son los cuatro españoles participantes en el 119 Abierto de Golf de Estados Unidos, que se disputa esta semana en el recorrido de Pebble Beach, a orillas del Pacífico californiano.

"Quizá porque me recuerda tanto a casa y el norte de España, mi carrera en California desde la universidad ha sido bastante buena", dijo a Efe Rahm, ganador de dos torneos del circuito profesional estadounidense en campos californianos, desde la costa de San Diego y al desierto de Palm Springs.

El golfista de Barrika ha triunfado en los traicioneros greenes de California, donde el viento y el tipo de hierba son un factor importante. "Simplemente por el tipo de hierba y por el tránsito de la semana, la bola no va a rodar como esperas, pasa en los campos del norte de España y va a pasar aquí", explica Rahm sobre un aspecto esencial de este US Open.

Pebble Beach es el campo favorito de Rafa Cabrera Bello, que se estrenó en los grandes en este mismo recorrido en 2010. "He estado trabajando en las cosas que creo que van a ser más importantes esta semana. Los greenes son pequeños y muy movidos, están rodeados de mucha hierba alta y no me cabe duda de que van a estar firmes y rápidos", pronosticó a Efe Cabrera Bello.

El grancanario regresa muy ilusionado a Pebble Beach por sus posibilidades de victoria y por el inminente nacimiento de su primera hija.

"Que bonito sería, además de ser padre, ganar torneos. Pero si tengo que elegir, lo más importante es que todo salga muy bien con la niña", dijo sonriente Cabrera Bello, cuyo juego cuenta con la precisión necesaria para triunfar en el campo californiano.

Su compatriota Sergio García, que se hizo padre por primera vez después de ganar el Masters de Augusta de 2017, llega menos confiado a Pebble Beach, tras fallar el corte en su último torneo en el Abierto de Canadá.

En su 81 participación en un grande esta semana, García intentará deshacer el aparente hechizo que ha afectado a su juego y le ha llevado a fallar siete cortes consecutivos en los últimos siete majors.

En contraste con la veteranía de García está el estreno en un grande de Adrián Arnaus, que se ha ganado una plaza en Pebble Beach tras superar la prueba clasificatoria en el Reino Unido. "Estoy contentísimo de estar aquí. Mi objetivo de este año era jugar por lo menos un major y aquí estamos", dijo a Efe Arnaus.

"Nos concentramos mucho en mantener la bola debajo de la bandera para putear cuesta arriba", comentó el barcelonés acerca de su estrategia para atacar los greenes de Pebble Beach.

Su secreto para el primer grande: "La paciencia es básica. En campos como estos hay que estar centrados al máximo en el presente y contar los golpes al final del día".