EFELas Palmas de Gran Canaria

El entrenador Víctor García, que dirigirá de manera interina al Herbalife Gran Canaria tras la destitución anoche de Salva Maldonado, ha manifestado que es consciente de que no llega al cargo con una "varita mágica".

El nuevo técnico del conjunto isleño atendió a primerísima hora de esta mañana a los escasos medios informativos que tuvieron conocimiento de una improvisada comparecencia ante la prensa celebrada antes de que el equipo se desplazase al aeropuerto para viajar a Milán, donde mañana visitará al Olimpia en partido de la undécima jornada de la Euroliga.

"Cuando ayer me comunicaron la destitución de Salva me quedé muy sorprendido. No es una situación agradable para nadie, porque significa que el equipo no va bien y que hay que tomar decisiones que no son habituales en este club. A partir de ahí, lo siguiente es pensar en el partido que tenemos mañana, porque esto no para", ha afirmado.

García ha opinado que su conjunto tiene por delante un reto "muy exigente" en este encuentro en Milán, que ha definido de "máximo nivel".

"Intentaremos aprovechar lo que hemos hecho hasta ahora para competir en las mejores condiciones posibles, porque no he tenido ni tiempo de entrenar con el equipo", ha reconocido.

El nuevo técnico del Herbalife también ha dicho que está centrado únicamente en la preparación y disputa del partido de mañana, y no en el siguiente, el próximo domingo en la cancha del Real Madrid, correspondiente a la Liga Endesa.

"Estoy pensando en el entrenamiento de esta tarde y en ayudar a los jugadores basándonos en el conocimiento que tenemos de nuestro rival, que es mucho. Sabemos que jugaremos contra un equipo que está sexto en la Euroliga, e intentaremos competir en las mejores condiciones", ha afirmado.

Víctor García ha recordado que hasta ahora ha trabajado con "cuatro grandísimos entrenadores", y que, como ayudante, apoyará al técnico que venga, para intentar serle útil.

"Asumo esta situación con responsabilidad, en un club que he vivido desde abajo. Sabemos lo que nos ha costado llegar a la Euroliga y soy consciente de que no voy a llegar aquí con una varita mágica, y menos sin tener tiempo para entrenar, por lo que será muy difícil que se vea mi mano en el partido de mañana", ha concluido. EFE

1011646

pag/cms/ea