EFEIvone Palenzuela Santa Cruz de Tenerife

El halterófilo tinerfeño de origen venezolano, Andrés Mata, pasa la cuarentena solo en su piso de Madrid y a la espera, como muchos otros deportistas españoles, de que se despeje la incertidumbre sobre el futuro de sus próximas competiciones.

En declaraciones a Efe, Mata ha contado que durante estos días de confinamiento no está entrenando mucho porque no tiene claro cuáles son sus objetivos ahora y porque no cuenta con material suficiente en su domicilio.

“Hago movilidad articular, estiramientos, sentadillas con botellas de agua y pinos en la pared”, y sobre todo intenta “mantenerme activo”, ha dicho.

Con dos experiencias olímpicas en Londres 2012 y Río 2016 y un bronce europeo en 2018, Mata pensaba hacer su última arrancada este verano en Tokio, pero esta compleja situación causada por la crisis del COVID-19 le ha hecho aparcar esta idea.

Para Mata, la opción preferida para el aplazamiento de los juegos era la fecha por la que finalmente optó el Comité Olímpico Internacional (COI), el verano de 2021, dado que celebrarlos en octubre o noviembre habría sido “algo precipitado” y dejarlos para 2022 pilla al levantador “un poco lejos”.

“Tenía otros planes para 2022, no tenía en mente continuar con mi carrera deportiva, mi intención era participar en los Juegos y a partir de ahí, plantearme la retirada”, ha apuntado.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 iban a ser “un punto de inflexión” y una más que posible despedida de la competición pero dada la situación, el tinerfeño traslada esta reflexión hasta el próximo verano.

Aunque el tinerfeño considera que esta era “una medida necesaria” debido a las dudas que tienen los deportistas sobre cómo entrenarse durante estas semanas, Mata ha señalado que trae consigo un problema y es qué hacer con la clasificación para los JJ.OO, que en su deporte se cerraba el próximo 31 de mayo.

“No sabemos si la Federación Internacional de Halterofilia (IWF por sus siglas en inglés) extenderá los eventos clasificatorios”, ha subrayado el deportista, quien quiere saber si esta medida le afectaría puesto que él ya ha conseguido la clasificación.

Uno de los campeonatos preolímpicos más importantes en este deporte, es la cita del Europeo, que iba a celebrarse a principios de abril en Moscú, pero que se ha aplazado al 12 de junio a causa de la pandemia.

“La federación nos había asegurado que con el aplazamiento, el Europeo había dejado de valer para el pase a los Juegos”, ha insistido Mata, que se preparaba para esta competición con el objetivo de revalidar el metal de hace dos años.

“Es un campeonato importante pero si esta situación se alarga, estamos en la misma situación que con los juegos, no vamos a poder prepararlo como nos gustaría”, ha manifestado.

Según el deportista, esta fecha no es la adecuada porque no deja margen para entrenar y por eso él cree que la IWF volverá a aplazarlo, algo que lamenta el halterófilo porque durante las últimas semanas estaba teniendo “muy buenas sensaciones” de cara este torneo continental.

“Ahora todo el trabajo se ha ido al garete pero quizás aproveche el parón para tratarme algunas lesiones”, tanto que Mata no ha descartado pasar por el quirófano para “recuperar una rodilla que me lleva dando problemas un tiempo”.

Mata intenta encontrar la parte positiva del aislamiento y por eso ha destacado que normalmente, la carrera deportiva “va muy rápido y no permite estos momentos de análisis y de calma que tenemos con el confinamiento”.

Mientras piensa en los retos deportivos venideros, Mata ve la tele, juega a videojuegos en el ordenador, hace videollamadas con su familia y estudia y ante todo, tiene que ahora lo importante no es la competición sino “frenar el virus y recuperar la rutina”. EFE

1011934

ip/spf