EFELas Palmas de Gran Canaria

La actriz Concha Velasco presenta el espectáculo "El funeral" este fin de semana en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, "uno de los más difíciles" interpretados durante su larga trayectoria, según ha dicho, porque en él representa a varios personajes.

"Son muchos personajes y, además, ninguno es real", ha indicado la actriz durante una rueda de prensa en la que ha presentado el montaje escrito y dirigido por su hijo Manuel y en el que también participa el actor Jordi Rebellón, entre otros.

"El funeral" arranca con la muerte de Lucrecia Conti, la actriz más importante del cine, el teatro y la televisión de España, motivo por el que se organiza un velatorio para que el público pueda despedirse de ella.

A él acuden sus nietas, "que tienen que velarla para poder recibir la herencia", y otros familiares, ha señalado Concha Velasco.

Todo cambia cuando los asistentes quedan encerrados en el teatro porque el fantasma de Lucrecia aparece para despedirse a lo grande y nadie da crédito a lo que sucede.

El fantasma tiene asuntos que resolver incluso con su propio representante, Alberto Luján, que trata de contener como puede a la prensa que se agolpa fuera.

La noticia aparece en todos los medios de comunicación y todos los programas de televisión envían unidades móviles para conectar en directo con Lucrecia.

La obra es una comedia y "hay momentos muy divertidos, como cuando Lucrecia reparte medias noches al público que ha ido a su funeral. Pero como soy un fantasma, no puedo tocar a la gente", a pesar de que "en el espectáculo hay mucha interacción con el público", ha dicho la actriz.

"Es una obra de un joven para los jóvenes en la que los mayores que vienen a verme se lo pasan bien", relata.

Concha Velasco considera que "lo difícil es hacerlo bien y conectar con el espectador, tanto en la comedia como en el drama".

La actriz, que está apunto de cumplir 80 años, ha expresado su voluntad de seguir en el escenario mientras pueda a pesar de que hace unos meses dijo que abandonaba la escena.

"Estuve muy enferma y dije que lo dejaba, pero ahora estoy bien y no lo voy a dejar", ha asegurado.

La actriz es consciente de su edad y de las limitaciones físicas que podría encontrar, "tengo miedo al Alzheimer, no quiero dar la lata ni molestar a mis hijos con la una enfermedad. Y no quiero salir decrépita al escenario".

Considera que el teatro español es bueno, "nunca se ha hecho mal teatro, España es un país ejemplar", en gran parte porque "hay un público que ha sido educado para ir a verlo y la gente acude", algo diferente a lo que sucede en Italia, por ejemplo.

La actriz ha comentado también cómo afronta la escena con su hijo como director de la obra, "soy muy disciplinada y tengo mucho carácter, pero mi hijo tiene más y obedezco lo que manda. Además, no quiero que la gente piense que hay un favoritismo, sería perjudicial para él, así que sigo sus órdenes".

"El funeral" se representa en el Teatro Cuyás este viernes y sábado. EFE

as/jmr

(foto) (vídeo)