La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias ha finalizado el inventario de litófonos de El Hierro, con la constatación de una nueva tipología dentro de estos yacimientos arqueológicos en Canarias: el de balanceo.

Además de esta singularidad, el resultado final del estudio en El Hierro consta, en una primera aproximación, de seis registros repartidos principalmente por la zona norte de la isla, ha informado este miércoles en un comunicado el departamento cultural autonómico.

Los litófonos son conjuntos de rocas naturales, generalmente fonolitas y basaltos, que al ser golpeadas en puntos concretos producen sonidos de diferentes tonalidades con diversos fines lúdicos o rituales, o bien como un instrumento de aviso o comunicación.

Estos elementos fueron usados desde la época aborigen hasta épocas más recientes en Canarias. pero su estudio arqueológico es escaso.

A través de los trabajos impulsados por la Dirección General de Patrimonio Cultural en Tenerife, La Gomera y El Hierro se han podido documentar tres modalidades de litófonos: de percusión, aerófonos y de balanceo.

Esta última solo se ha constatado en la isla de El Hierro y tal y como su nombre indica, el sonido se produce mediante el balanceo.

Las fuentes orales destacan el toque por balanceo “columpiándose” sobre la piedra, o sea, esta tipología consiste en hacer chocar una roca superior contra otra, sobre la que se ejerce una fuerza con los pies apoyados en sus extremos, de manera que se inclina alternativamente percutiendo en dos puntos diferentes de la piedra base.

Ahora bien, de los seis litófonos fichados en el catálogo de esta isla, uno es de percusión simple, tres de percusión múltiple y dos de balanceo.

De los dos de balanceo “solo hemos podido documentar uno porque el de la zona de El Golfo, que tenía el topónimo de Matraca, desapareció según las fuentes orales”, asegura Iván González, director de Divulgación Inmersiva.

“El que existe a día de hoy es de golpeo mixto, o sea que funciona mediante percusión y balanceo, y se encuentra en una zona de difícil acceso”, sostiene González.

"Apenas sabemos sobre el uso de estos bienes y porque se trata de un enclave arqueológico susceptible de estudiar en el suelo pero también está relacionado con todo el patrimonio sonoro de Canarias desde la época aborigen”, declara al respecto María Antonia Perera, directora general de Patrimonio Cultural.

Con la realización de estos inventarios “tenemos un repertorio de los lugares que se utilizan para hacer sonar las piedras”, añade la directora general, que indica que de esta forma se recupera el conocimiento sobre estos yacimientos arqueológicos que apenas han sido estudiados por especialistas.

El equipo multidisciplinar está conformado por Iván González, arqueólogo y coordinador del proyecto, Carlos Gustavo González, investigador, y Tomás Medina, experto en georreferenciación.

Este trabajo es el resultado de una exhaustiva observación del territorio para localizar este tipo de yacimientos.

Los investigadores tienen en cuenta parámetros como la toponimia y la tradición oral que en este caso se convierten en fuentes primarias, así como registros arqueológicos próximos y marcas físicas de uso en las piedras.

El objetivo de estos trabajos es intentar establecer un punto de partida sobre la presencia de litófonos en Canarias, identificando y caracterizando los lugares que responden a estas características para, a partir de ahí, facilitar líneas de investigación que ayuden a profundizar en este campo de estudio de la arqueología y permitan establecer comparativas entre islas.

“En cada isla se cumplen unos patrones muy similares pero cada una tiene sus excepciones”, especifica Iván González, quien sostiene que con estos nuevos datos todavía es muy pronto para establecer una comparativa entre territorios.

Explica también que “cuando tengamos todas las islas podremos hablar de determinados comportamientos y costumbres que no conocíamos de la población aborigen”, dentro de distintos contextos comunicativos o rituales, según las principales hipótesis.

El Gobierno de Canarias pretende completar el mapa de litófonos del archipiélago con nuevos inventarios en el resto de islas para establecer así pautas que expliquen el funcionamiento y la utilidad de estos elementos sonoros a lo largo de los siglos. EFE