EFESanta Cruz de Tenerife

Expertos en Oncología Radioterápica aseguran que los tratamientos con protones suponen una alternativa "avanzada" en la lucha contra determinados tipos de cáncer, especialmente de los tumores próximos a órganos vitales.

En una entrevista con Efe, Carme Ares y Alejandro Mazal, especialistas de Quirónsalud, explican que la protonterapia es una técnica "segura y efectiva" contra tumores de la base del cráneo, sarcomas, tumores cercanos al tronco cerebral, las vías ópticas y la médula espinal, y tumores pediátricos.

En 1946, el científico Robert R. Wilson, diseñador del Ciclotrón de la Universidad de Harvard (EEUU), propuso utilizar la ventaja física de los protones, que liberan la mayor parte de su energía sobre un área muy concreta, en el tratamiento de determinados tipos de cáncer.

Esta técnica, denominada protonterapia, comenzó a utilizarse en la década de los cincuenta en Estados Unidos, aunque la magnitud y la complejidad del tratamiento impidieron "su difusión masiva", y hoy en día, más de medio siglo después, solo 29 centros en Europa están preparados para ofrecer esta alternativa, explica Alejandro Mazal, director del Servicio de Física Médica de Quirónsalud.

Al contrario que las técnicas de radioterapia convencionales, en las que intervienen fotones y electrones, la terapia de protones permite una liberación más concentrada y controlada de la radiación, así como una reducción del impacto sobre el tejido sano adyacente, explican los especialistas quienes han dado una charla sobre esta técnica en los hospitales públicos de Tenerife.

El haz de protones deposita la mayor parte de su energía destructiva donde se encuentra el tumor, lo que posibilita que el tratamiento sea más agresivo con el cáncer y que se puedan suministrar dosis más altas al paciente, "muy tóxicas en caso de administrarse con fotones", precisa la jefa de Oncología Radioterápica de esta entidad, Carme Ares.

"En principio, con los protones podríamos irradiar todos los tumores, pero como es un tratamiento caro, se es muy selectivo y solo se recomienda a aquellos pacientes que obtendrían un mayor beneficio", apunta la doctora Ares.

No obstante, para los niños diagnosticados con cáncer, la protonterapia es la técnica de elección, pues permite preservar mejor los tejidos normales, "que están en proceso de crecimiento", y reducir los efectos secundarios a largo plazo, como el desarrollo toxicidades, los déficit neurocognitivos, los problemas visuales y de crecimiento, y los cánceres radioinducidos.

"Los tumores en niños tienen una alta tasa de curabilidad. Se trata de niños que van a ser largos supervivientes y sabemos que históricamente, con los tratamientos de radioterapia convencionales, desarrollaban toxicidades y efectos secundarios a largo plazo", detalla Ares.

Los expertos esperan que la apertura del primer centro de Protonterapia en España, que abrirá sus puertas a finales de año en Madrid, aumente el porcentaje de pacientes tratados con esta técnica, "aunque la radioterapia convencional con fotones tiene y seguirá teniendo su lugar en la Oncología Radioterápica", aclara Mazal.

Actualmente, la terapia de protones solo se aplica a un uno por ciento de los pacientes irradiados, "pero eso no significa que el 99 por ciento restante esté mal tratado, no hay que pasar ese mensaje. Se está avanzando y los fotones también avanzan", añade el experto.

Mazal incide, además, en que para usar un haz tan preciso como el de protones, es necesario que las imágenes, el sistema de cálculo y el sistema de control sean "tan precisos como el propio haz".

"España no llegó tarde a la protonterapia, llegó cuando pudo llegar.

En un país en el que la medicina, la radioterapia, o la oncología no están en un nivel adecuado de desarrollo, no sería ni siquiera ético poner un centro de protonterapia, porque entra en una concepción casi elitista, y nosotros lo que queremos es que entre en una concepción global", asevera.

Ares y Mazal señalan, además, que es "cuestión de tiempo" que se abran nuevos centros en España, "donde ya hay proyectos planteados en varias comunidades autónomas".

A este respecto, el director de Física Médica espera que el nuevo centro "sirva de ejemplo" y contribuya a "reactivar" determinados campos de investigación "dormidos" en España, como la radiobiología.

"La radiobiología está renaciendo en algunos países y este centro podría actuar como un catalizador para que se vuelva a activar. Creo que se puede generar una mecánica de activación y que todos juntos, académicos e investigadores, trabajemos y avancemos", concluye. EFE

1011837

ggh/jmr

(foto)