EFELas Palmas de Gran Canaria

Jóvenes creadores volverán a tener oportunidad de que sus singulares trabajos lleguen al público exhibiéndose desde este jueves en el Centro Atlántico de Arte Moderno de Gran Canaria (CAAM), en la quinta edición de su programa "Espacio CV", destinado a tomar el pulso a las últimas generaciones de autores isleños de todo tipo.

Cuadros, fotos, maquetas y peculiares montajes orquestados a través de la combinación de espacios, telas, letras impresas en las paredes o proyectadas sobre ellas, audiovisuales y hasta una gran flor artificial plantada en un montón de tierra en el centro de una sala son los variados soportes y elementos con los que han querido invitar a la reflexión al espectador los protagonistas de este año.

Seis menores de 35 años que, seleccionados entre un total de treinta aspirantes que presentaron propuestas a este nuevo "Espacio CV", son exponentes de "la libertad a la hora de crear" que, según ha destacado el director del CAAM, Orlando Britto, caracteriza a los artistas del siglo XXI, tanto en Canarias como a lo largo del mundo.

La actualidad de sus proyectos queda patente -ha dicho al presentar a los medios de comunicación sus exposiciones- tanto en los asuntos a los que aluden, cuestiones que forman parte del debate de la sociedad del presente como el lugar de la mujer y la persistencia de posiciones o costumbres machistas que tienden a relegarla a un segundo plano y las prisas y la inconsciencia frente al paso del tiempo, como en las formas elegidas para expresarlos.

Puesto que todos los participantes, pese a plantear asuntos diversos y a usar maneras dispares, tienen en común la versatilidad y la capacidad de enfrentarse sin dudar a formas de crear y registros variados, ha argumentado.

Como ejemplos de ello ha apuntado al montaje de Lucía Baltar, una mezcla de fotografías, proyecciones, música y objetos que escarba en las semejanzas del canibalismo y del amor romántico tradicional basado en el sometimiento al otro, o al de Liliana Zapata, que ha apostado por reflexionar sobre las variantes del concepto "casa" que ha hallado en culturas distintas pero siempre desde la visión del hogar como "pequeño gran universo propio", desde una conjunción de miniaturas de moradas de procedencias diferentes e instantáneas que constatan los nexos entre entorno e historia personal.

María Vega, otra de las seleccionadas en la convocatoria de este año, ha explicado que ha apostado por establecer "un diálogo entre la fugacidad del tiempo y la permanencia de la imagen", usando como vehículo de sus ideas unos cuadros donde intenta ir más allá de la inmovilidad propia de la copia pintada o retratada de la realidad y romper con su naturaleza estática.

Animar al visitante a parar por un rato ha sido, por contra, lo que ha impulsado a la también creadora emergente Cecilia Hernández, cuyo propósito es ofrecer "un lugar de pausa, a modo de paréntesis" entre las carreras diarias.

En un espacio, entre cuatro paredes, ha montado proyecciones de imágenes y palabras concebidas como "bocetos del día a día" deseando, según ha subrayado, "exaltar lo cotidiano".

Más esquemáticos, Pablo Pérez ha organizado un entorno donde la protagonista es la palabra y sus interpretaciones no siempre coincidentes con frases impresas en paredes y gigantescos folios, y Fernando Ramos ha pretendido establecer "un diálogo-no-diálogo" con una serie de fotografías de un rincón urbano donde conviven jóvenes que pintan en las paredes y una indigente que les tacha sus obras y a las que él mismo se ha sumado dibujando encima de lo dibujado y de lo tachado.

Unos y otros trabajos podrán ser vistos desde este jueves en el CAAM, que, con la continuidad de su programa "Espacio CV", cumple con "su obligación" de canalizar las últimas tendencias creativas locales, manteniendo el contacto con la realidad más novedosa y haciendo posible que los más jóvenes talentos lleguen hasta el público, ha subrayado Orlando Britto. EFE

cms

(foto)