EFELas Palmas de Gran Canaria

El campo de golf Anfi Tauro, en Mogán (Gran Canaria), ha reabierto sus puertas con "mucha ilusión y todos los protocolos de seguridad e higiene" en un nuevo paso hacia la normalidad de la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19.

Así lo destaca este viernes un comunicado de sus rectores, que destaca que esta instalación deportiva del sur de la isla vuelve a acoger jugadores tras un largo paréntesis de inactividad por la pandemia, que se aprovechó para intensificar las labores de mantenimiento del campo.

Según sostiene Luis Martínez, director general de la división hotelera y Anfi Tauro Golf, la superficie del campo presentan unas “condiciones inmejorables y estamos con muchísima ilusión para afrontar el resto del año con más fuerza que nunca, estos primeros golpes son muy esperanzadores”.

El regreso trae consigo algunos cambios para salvaguardar la seguridad del participante al establecerse exhaustivos protocolos sanitarios, dado que “los materiales se desinfectarán después de cada partido, pues éste y otros protocolos de actuación serán fundamentales”, destaca Martínez.

En su opinión, la pandemia del coronavirus cambiará algunos aspectos del mundo del golf para evitar el riesgo de contagio del jugador y, así, el distanciamiento social será un imperativo, al margen de otras medidas para ofrecerle la mayor seguridad sanitaria.

Adelanta a modo de ejemplo que no se podrán tocar la bandera del hoyo o los rastrillos de los búnker, siempre para salvaguardar la seguridad del golfista.

Recuerda que el golf es una de las disciplinas con menos contacto físico y “puede abrir camino al resto de modalidades deportivas y vendernos como un campo y un destino seguro”.

Respecto a las previsiones para los próximos meses, Martínez confía “en que haya un verano con mucho golf no solo en Anfi Tauro, sino en todos los campos”.

Resalta que Anfi Tauro Golf está arropado por las villas Anfi Opal, que abrieron la semana pasada, y por el complejo Anfi Emerald Club, que ha sido 'hotel de guardia' desde que se decretó el estado de alarma por la pandemia.

Añade que la meta es trabajar para alcanzar los máximos estándares de excelencia y seguir escalando posiciones en el escalafón.

El campo de Anfi Tauro Golf tiene una extensión de 650.000 metros cuadrados con hoyos icónicos como el sexto y el decimotercero -colocado a 70 metros de altura-, que son de gran belleza y elegancia.

Diseñado por los arquitectos Von Hagge, Smelek y Baril -creadores de Le Golf National de París-, este campo es de estilo Arizona y combina el paisaje volcánico con palmeras, lagos y una vista al mar que lo convierten en un emplazamiento exclusivo. EFE