EFELas Palmas de Gran Canaria

El Cabildo de Gran Canaria ha lanzado la campaña “No permitas que se convierta en un problema añadido”, para llamar a la concienciación sobre la afección que producen los guantes y mascarillas en el medio natural.

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, el Cabildo ha llamado a la concienciación ciudadana, especialmente con el uso masivo de mascarillas, que tardan en torno a 400 años en degradarse completamente, y de guantes, con un plazo de descomposición de entre 100 y 150 años.

Durante este proceso de degradación, los microplásticos que los conforman llegan al medio natural, al mar, las aves, fauna marina, con daño al entorno, además de suponer un foco de contagio.

Entre las medidas y orientaciones de la campaña sobre prevención y gestión de residuos en la desescalada, destaca el uso de mascarillas reutilizables y de los guantes solo en circunstancias muy concretas, soluciones alcohólicas a la entrada y salida de los establecimientos, apostar por vajillas reutilizables, contenedores para separar los residuos, venta a granel con medidas de higiene, consumo de productos en grandes formatos, bolsas reutilizables, evitar el desperdicio alimentario y el uso de toallas y utensilios de un solo uso.

El responsable del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, Alejandro Suárez, quien ha intervenido en la rueda de prensa celebrada este viernes con una tortuga mutilada por plásticos, ha indicado que todos los animales marinos que llegan a este centro “tienen plásticos en el estómago”.

En el caso de este ejemplar, fueron “más de 150 restos de envases, redes, botellas y bolsas”.

Esta tortuga, un ejemplar joven de "Caretta caretta" o tortuga boba, fue encontrada en la zona de la Cícer y rescatada por la Cruz Roja, tras quedar atrapada en una bolsa de rafia que le amputó parte de una aleta delantera.

“La mayoría de las amputaciones son porque se enredan con basura” que tarda “tanto tiempo en degradarse, como las redes o sacos de rafia,” que “los animales acaban perdiendo las aletas”.

Este animal en concreto será puesto en libertad tras su recuperación la semana que viene en Arinaga.

Estos animales, ha indicado Suárez, “llevan en este mundo miles de años y el ser humano está acabando con ellos”, ya que “cada vez hay menos”, lo que supone “una pérdida enorme para la biodiversidad”.

La jefa de residuos del Cabildo de Gran Canaria, Elisa Monzón, ha llamado la atención sobre “un nuevo residuo masivo en Gran Canaria” de mascarillas y guantes, que no son reciclables y supone “un problema grave que incrementa la afección al medio ambiente y al entorno natural”.

Estos residuos deben depositarse en una doble bolsa en el contenedor gris.

Tal y como ha señalado, “este mes de abril de 2020, comparado con el de 2019 se ha observado una disminución en un 30 % de los residuos que han llegado a los ecoparques de la isla”, derivado del cierre de la actividad en restauración, hostelería y especialmente en turismo.

Además, ha celebrado que las campañas de concienciación “están funcionando”, con Gran Canaria por encima de la media nacional en reciclaje, que ha registrado un “14 % más de envases ligeros en el contenedor amarillo”.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha hecho un llamamiento a “la conciencia ciudadana sobre el uso adecuado de guantes y mascarillas en tiempos de pandemia”, ya que es “una crisis sanitaria brutal que está, no solo afectando a miles de vidas humanas, sino que puede conllevar, además, un enorme daño al planeta”.

Como ha señalado, las pandemias que están por llegar pueden estar relacionadas con el calentamiento global, que "pone en riesgo la supervivencia del ser humano”, especialmente en las islas, que son “territorios frágiles y especialmente susceptibles”, por sus efectos en el mar, el territorio y el paisaje.

A pesar de las campañas, “no aprendemos la lección ni asumimos la responsabilidad del respeto del medio ambiente”, ha subrayado Morales.

Durante el periodo de confinamiento han proliferado los vertidos de desechos y escombros en el medio natural, así como de mascarillas y guantes, por lo que el presidente insular ha reiterado el llamamiento a adquirir conciencia “del impacto que la población irresponsable general en el medio ambiente, y en consecuencia a la propia salud” de todos.

La consejera insular de Medio Ambiente, Inés Jiménez, ha recalcado que la crisis sanitaria de la Covid-19 es “una situación extraordinaria de tragedia y de contaminación extra al planeta”.

Por este motivo, ha considerado que el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es una oportunidad para “replantearse qué se hace mal con el entorno y el planeta” y participar de “una reflexión por la biodiversidad, que es una preocupación urgente”.EFE

1011668

lbl/pcr

(foto)