EFELas Palmas de Gran Canaria

El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Fotis Katsikaris, se mostró contento por la victoria del conjunto isleño ante el UCAM Murcia (85-79), que le permite acariciar la zona de play-off y evidenciar que “seguimos en progresión en esta competición”.

“Ha sido un partido tal y como esperábamos. Un rival que no baja los brazos en ningún momento, que tiene una química especial con sus anotadores principales y que el resto del equipo lo aprovecha. Aunque ha sido un choque que pudimos romper en el segundo y tercer cuarto, lo cierto es que dimos opciones al Murcia”, explicó.

En su opinión, “aun con los cambios hay que mantener el mismo ritmo de agresividad y concentración. Aunque al final hemos ganado, que es lo importante, tenemos que seguir aprendiendo. Continuamos mejorando”, insistió.

Para el técnico heleno, esta victoria supone el mejor tributo a la afición, que solo había visto un triunfo en la presente temporada en el Gran Canaria Arena: “Ya lo habíamos dicho en la previa, era el momento de dar una alegría a nuestra gente”.

Sobre la polémica falta de Townes en los últimos instantes del choque, que derivó en los dos tiros libres anotados por Cook y que, según el entrenador rival, Sito Alonso, había sido algo rigurosa, Katsikaris contestó de manera irónica: “Sería gracioso ahora que yo dijera que no lo era. Puedo entender su opinión, pero creo que habría que revisar entonces otras 20 jugadas anteriores, y no soy de hablar de las actuaciones arbitrales”.

Con respecto a la lesión de Rabaseda, reconoció que el catalán “ha tenido muy mala suerte, ya que tenía previsto jugar en este partido, pero en el entreno del viernes sufrió una contusión en la otra mano, la izquierda. Pero no es algo grave; esperamos contar con él en breve”. EFE