EFERedacción deportes

Las tripulaciones de las clases dobles, 470, 49er y Nacra17, del equipo olímpico español que competirán en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 volverán al Centro de Alto Rendimiento Príncipe Felipe en Santander para retomar, en los próximos días, sus entrenamientos, después de casi tres meses sin practicar.

La reincorporación de estos equipos, que compiten en embarcaciones dobles, se hará de manera gradual y bajo los protocolos sanitarios establecidos por los organismos al cargo de esta reglamentación.

Los regatistas se alojarán en viviendas particulares, apartamentos y hoteles de Santander, ya que de momento no se pueden utilizar los vestuarios del CEAR.

España cuenta con siete de las diez clases posibles clasificadas para Tokio y, desde esta misma semana, las clases dobles (cinco de las 10 categorías admitidas en los próximos JJ.OO.) retoman sus entrenamientos.

Julia Casanueva, presidenta de la RFEV, se muestra satisfecha del trabajo realizado con las instituciones para que el deporte de la vela pueda volver a practicarse. "Ya tenemos a todas las modalidades pudiendo navegar, ya que a las clases individuales que ya contaban con permiso se unen ahora las dobles. Así conseguimos retomar algo de normalidad y arrancar también una industria como es la de la náutica", ha comentado.

Entre los equipos que reinician su actividad se encuentran el catalán Jordi Xammar y el vigués Nico Rodríguez (470 M), el cántabro Diego Botín y el coruñés Iago López Marra (49er) y la catalana Silvia Más y la grancanaria Patricia Cantero (470 F), los tres como número 2 del ránking mundial.

Además, también están las Campeonas del Mundo 2020 de la clase 49erFX la pontevedresa Támara Echegoyen y la mallorquina Paula Barceló, 7ª en el ránking mundial y la grancanaria Tara Pacheco y el catalán Florian Trittel, décimos de la clase Nacra17 (Mixta) y dos de los representantes de la clase Finn, en espera de la clasificación para Tokio, el menorquín Joan Cardona y el catalán Alejandro Muscat.

"No hemos perdido el tiempo. Este parón provocado por el COVID-19 ha hecho que podamos trabajar lo que en una rutina normal no podemos, como es el análisis sobre los trackers, psicología o meteorología, entre otras cosas", ha indicado Jordi Xammar, que ha llegado hoy al CEAR.

"La vela es muy completa y el hecho de haber navegado en disciplinas individuales diferentes me ha aportado mucho en cuanto a sensibilidad. Probablemente Nico y yo seamos el equipo que, a nivel mundial, más horas ha estado en el agua y este parón nos ha ayudado a ser más completos", ha añadido del catalán.

"Ahora tenemos que recuperar tiempo pero con cabeza. Hay un año más para los Juegos y tenemos que reprogramarnos", dijo

Por su lado, la campeona del mundo 2020 del 49erFX, Támara Echegoyen, ha mostrado sus ganas de retomar su programa de preparación: "Llevamos más de 50 días sin navegar, así que nos enfrentaremos a este momento fase a fase y la primera va a ser un 'chequeo' para saber dónde estamos y a dónde queremos llegar".

"Tenemos que ver las oportunidades que se pueden crear a nivel interno. No tenemos calendario internacional de pruebas porque está aún por reprogramar, así que nos plantearemos un calendario probable y nos iremos adaptando", dijo.

Sobre su forma física durante este tiempo de parón Echegoyen matizó: "Nuestro preparador físico ha hecho un trabajo excepcional. Hemos cambiado el planteamiento de fase pre Juegos a fase pretemporada. Quedan 14 meses para Tokio 2020 y estamos tranquilas. Además, estar separadas Paula y yo nos ha dado muchas ganas de volver a trabajar juntas". EFE