EFESanta Cruz de Tenerife

El Auditorio de Tenerife abrirá la temporada 21-22 de Ópera de Tenerife con ‘La casa de Bernarda Alba’, los días 19, 21 y 23 de octubre.

La directora de escena Silvia Paoli convertirá la Sala Sinfónica en un desierto rocoso para recibir esta ópera compuesta por Miquel Ortega, con libreto de Julio Ramos, e inspirada en el drama homónimo de Federico García Lorca.

En rueda de prensa, Miquel Ortega, quien también dirigirá la Sinfónica de Tenerife, ha reconocido que la música de esta versión operística nace de su “amor” hacia el poeta y dramaturgo español.

“Fue un proyecto caprichoso, nadie me pidió el encargo, lo hice porque quería, por amor a Lorca y a la obra”, ha aseverado.

En 2006, después de un "interrumpido" proceso de casi quince años, quedó concluida la primera versión operística en castellano de esta pieza, que sería estrenada, en su versión sinfónica, en el Teatro Brasov de Rumanía, el 13 de diciembre de 2007, para presentarse por primera vez en España en 2009, en los festivales de Santander y Perelada.

La puesta de largo en el Teatro de la Zarzuela en 2018 provocó un relanzamiento de esta ópera contemporánea, que ya ha pasado por el Teatro Cervantes de Málaga y por el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, donde también abrió la temporada de ópera 2021-2022.

Tal y como ha explicado la directora de escena, la obra no se ambientará en una casa, sino en un árido y rocoso desierto, que no es más que una metáfora de lo que Bernarda ha creado a su alrededor, “un desierto de sentimientos”.

“Estamos en 2021 y creo que en este momento histórico es más importante representar los sentimientos, lo que está detrás y dentro de La Casa de Bernarda Alba”, ha aseverado Paoli.

Este espectáculo es una producción propia de Auditorio de Tenerife en la que la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera dará vida a la matriarca Bernarda Alba, como ya hiciera en la versión del Teatro de la Zarzuela de Madrid y el Teatro Cervantes de Málaga.

Sus hijas serán interpretadas por la soprano Carmen Acosta como Adela, Beatriz Lanza como Martirio, la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí como Amelia, la también mezzosoprano Belén Elvira como Magdalena, y la soprano Melody Louledjian como Angustias.

El barítono Luis Cansino volverá a ejecutar el papel de la ama de llaves Poncia, la soprano Carmen Mateo encarnará a una de las criadas y la actriz Marga Arnau será María Josefa, madre de Bernarda.

En lo que respecta al equipo artístico, está liderado por Silvia Paoli y se completa con la escenógrafa Alejandra González, la figurinista Agnese Rabatti y la diseñadora de iluminación Marie Lambert-Le Bihan.

Nancy Fabiola se ha mostrado “muy contenta” de debutar en Ópera de Tenerife, y ha señalado que supone “un inmenso placer” y una “bendición” poder ponerse en la piel de un personaje tan complejo como Bernarda.

La artista ha alabado el “brillante” trabajo de Miquel Ortega a la hora de retratar musical y vocalmente la personalidad de cada una de las protagonistas, y ha asegurado que el espectáculo pondrá al público “al borde del asiento desde el primer momento”.

Fabiola también ha puesto en valor al elenco participante, “que son muy grandes, como artistas y como personas”, y ha hecho hincapié en que una obra como 'La Casa de Bernarda Alba' no se podría llevar a escena “si no existiese ese sentimiento de familia fuera del escenario”.

El poeta y dramaturgo Federico García Lorca no pudo ver representada ‘La casa de Bernarda Alba’, su última obra dramática, que concluyó en junio de 1936, dos meses antes de su asesinato.

Todo quedó interrumpido con la Guerra Civil y la muerte, y la obra tendría que esperar hasta 1945 para ser estrenada en el Teatro Avenida de Buenos Aires.

El título narra la historia de varias mujeres prácticamente encarceladas por una madre autoritaria y dura, que las fuerza a seguir en plena juventud un luto riguroso durante ocho años por el fallecimiento de su segundo marido.

El escritor utilizó este argumento para criticar la doble moral, la religiosidad asfixiante, la hipocresía, la violencia, el deseo reprimido, el control de la sexualidad femenina y la relegación de las mujeres a un plano secundario e insignificante.

Las entradas ya están a la venta y cuentan con precios especiales para familia numerosa, desempleados, menores de 30 años y abonados 19-20 de Ópera de Tenerife. EFE