EFELas Palmas de Gran Canaria

La Fundación Mapfre Guanarteme y la Asociación para el Desarrollo de la Economía Social y Comunitaria (ADESCO) han impulsado un proyecto de emprendimiento social en la Finca El Viso, que será incubadora de empleo para el sector primario, en iniciativas de agroecología.

Este proyecto arrancó el pasado 1 de agosto con la intervención técnica en agroecología en la Finca El Viso, de seis hectáreas, ubicada en la zona de Montaña Las Palmas de Telde y propiedad del Cabildo aunque cedida al Ayuntamiento teldense, ha informado la Fundación en un comunicado.

La Finca El Viso acogerá cinco proyectos de diez emprendedores que llevarán a cabo actividades orientadas a sensibilizar sobre el cultivo ecológico, la sostenibilidad medioambiental, la economía circular y dinamizar actividades orientadas a que los segmentos de población más necesitados aprendan a explotar espacios agrícolas en ecológico como fórmula de inserción laboral.

En el marco de este proyecto se llevarán a cabo actividades orientadas también a la alfabetización digital y la gestión de espacios agroecológicos, en las que podrán participar familias y jóvenes.

Además, se ha rehabilitado una de las cabañas como espacio de coworking para el desarrollo de estos y otros proyectos futuros que se generen a partir de esta experiencia.

En este espacio se recuperarán y reintroducirán variedades de hortalizas autóctonas para la experimentación y la adaptación de las variedades seleccionadas a cultivos protegidos y en intemperie, además habrá un aula de formación agroecológica y de emprendimiento cooperativo para personas en situación de vulnerabilidad social con formación validada por la consejería del Sector Primario y Soberanía Alimentaria.

La gestión de la incubadora estará a cargo de la Asociación para el Desarrollo de la Economía Social y Comunitaria (ADESCO) y contará con la tutela de expertos contratados para velar por la correcta capacitación y mentorización a lo largo de todo el itinerario, que se desarrollará en tres fases.

Durante la primera fase los diez emprendedores serán formados y asesorados en habilidades para el emprendimiento social y del primer sector.

La segunda fase tendrá como objetivo el diseño de acciones de intervención social y de sensibilización para el cultivo ecológico y el autoempleo en el sector primario para colectivos en situación de vulnerabilidad social o en riesgo de padecerla, que serán los beneficiarios finales del proyecto.

En la tercera y última fase, se llevarán a cabo las actividades de difusión, sensibilización y formación diseñadas en la fase previa.

Estos terrenos serán el centro de un proyecto socio-económico de un modelo replicable y escalable, de colaboración entre el sector público y entidades privadas sin ánimo de lucro en la recuperación del sector agrícola y la creación de empleo.EFE.