EFELas Palmas de Gran Canaria

El entrenador de la UD Las Palmas, Pepe Mel, considera que su equipo debe llevar "el ritmo del partido y enganchar a nuestra gente" con el juego que muestre frente al CD Tenerife, en el derbi de este sábado en el Estadio de Gran Canaria, en la décima jornada de LaLiga SmartBank.

El técnico madrileño ha asegurado en rueda de prensa este viernes que las intenciones "están claras", y son las mismas "de los anteriores partidos en casa", ser un "equipo reconocible" y tratar de llevar la iniciativa del juego, porque no saben jugar "de otra forma", pero cuando pierdan el balón, todos deben estar "cerca para recuperarlo".

Mel no cree que beneficie a ninguno de los dos equipos un partido de ida y vuelta, al contrario de lo manifestado por el técnico rival, Luis Miguel Ramis, quien ha dicho que de ese escenario sacarían un mayor rédito los amarillos.

"Quizá lo dirá porque tenemos mucha gente de cara al gol, pero el único partido así lo perdimos contra el Mirandés por 4-2, así que no creo que nos beneficie a ninguno, los entrenadores preferimos partidos con más control", ha explicado.

En cualquier caso, reconoce que es un "partido atractivo", en el que no hay que "dejarse llevar por la sangre", porque en este tipo de encuentros "la cabeza manda mucho".

Mel ha recordado que ganaron el partido de rivalidad del año pasado, disputado a puerta cerrada por la pandemia, con un autogol del guardameta Ortolá (1-0), pero tienen la "espina clavada" de no haberlo podido celebrar con sus aficionados, y este año espera "que el resultado sea el mismo" y festejarlo con el público.

"El derbi debe ser la imagen del fútbol canario, y más con el momento especial que está atravesando la isla de La Palma, así que la mejor forma es que haya un buen espectáculo. Son partidos muy bonitos, pero hay que ganarlos, y eso es lo que espero", concluyó el técnico del equipo amarillo. EFE