El municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz ha vuelto a acoger este viernes el ritual del baño de las cabras, una de las tradiciones más identificativas de la localidad y de las más antiguas del archipiélago, que pone el cierre a unas Fiestas de San Juan.

Son unas fiestas que han girado en torno "a la recuperación del patrimonio, la transmisión de las antiguas tradiciones y al fomento de la participación de los vecinos", tal y como ha expuesto el alcalde de Puerto de la Cruz, Marco González.

Este evento proviene de un ritual de fecundidad y purificación de origen guanche que ha llegado hasta nuestros días, de forma que cada 24 de junio, diversos cabreros llevan a sus rebaños desde las medianías y las cumbres del Valle de La Orotava hasta el muelle pesquero de Puerto -aproximadamente, cuatro horas de recorrido-, donde finalmente los introducen en el mar.

Pasadas las ocho de la mañana, el muelle se llenó de este ganado acompañado por sus pastores, y en esta edición han participado ocho cabreros con entre 300 y 400 cabras.

El baño de las cabras es un rito ancestral iniciado por los guanches que, como sociedad predominantemente pastoril, utilizaban este día para desparasitar las cabras y fomentar el apareamiento, caracterizando a esta acción tiene un doble valor: "sanador" por lo primero y unido a la fecundidad por lo segundo.

La tradición se perdió entre 1960 y 1982 y fue recuperada posteriormente en 1983 cuando el Colectivo Cultural Valle Taoro la llevó a cabo de nuevo con el objetivo de darle continuidad en el futuro.

Consiguió hacerla llegar hasta la actualidad y pasó el testigo a la Asociación Cultural Amigos del Baño de las Cabras, que se encarga de organizarla cada año con la colaboración de la Concejalía de Cultura dependiente del consistorio.

Esta jornada, que pone fin a las Fiestas de San Juan 2022 celebradas en la localidad, no solo ha contado con la celebración de este baño típico, sino también con dos muestras sobre juegos tradicionales canarios, entre los que se ha ofrecido formación a los participantes, como el juego del palo u otros relacionados con la inteligencia.

Tras ello ha tenido lugar una actuación folclórica de la agrupación de la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna y un acto de reconocimiento a Manuel Lorenzo Perera, persona que ha dedicado buena parte de su vida a estudiar el rito del baño de cabras y Premio Canarias 2022.

Asimismo, en los días anteriores, los habitantes de Puerto de la Cruz también han participado en la realización de otras costumbres como el enrame de chorros o la celebración de la Noche de San Juan, con las hogueras de Playa Jardín. EFE