EFELas Palmas De Gran Canaria

El Centro de Interpretación de Risco Caído cerrará dos semanas a partir de este lunes para prepararse para recibir las piezas de la neocueva, que ultima en Madrid la empresa que construyó la réplica de la tumba de Tutankamón, ha informado este domingo la corporación grancanaria.

El Cabildo ha iniciado la adecuación del espacio que acogerá la réplica en el Centro de Interpretación de las Montañas Sagradas de Gran Canaria.

Una vez instalada, este centro reabrirá sus puertas a la espera de la culminación de las piezas de la neocueva, que será tan milimétricamente exacta a la original que al visitante no le será posible distinguir si es la auténtica o no, ya que la experiencia sensorial será extraordinaria, asegura la institución insular en un comunicado.

Las obras de adecuación tienen un presupuesto de 35.000 euros y se ejecutarán en dos fases. La primera debe hacerse con el centro cerrado porque es incompatible con la presencia de público y se centrará en la intervención en el hueco destinado a la neocueva para permitir el montaje de las piezas por parte del personal de la empresa Factum Arte y de paso anclar y estabilizar la estructura con plenas garantías.

La actuación facilitará además las posteriores labores de mantenimiento de la recreación a escala real de esta joya del paisaje cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, declarado Patrimonio Mundial.

Una vez culminada esta fase, aproximadamente en dos semanas, el centro de interpretación reabrirá y acometerála segunda fase, consistente en la ejecución de los accesos y la instalación de un vidrio sobre el suelo de la neocueva.

Tras este proceso, el centro estará listo para entrar en una nueva etapa, con una recreación prácticamente indistinguible de la cavidad original, convirtiéndose en un ejemplo de protección, documentación y accesibilidad al patrimonio cultural.

Este centro de interpretación se inauguró el pasado mes de julio, justo después de la declaración del paisaje cultural de Risco Caído como Patrimonio Mundial, y desde entonces ha recibido la visita de más de 6.500 personas, con una media que ya ronda las 1.500 entradas al mes. EFE

pcr