La Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan) ha alertado sobre el riesgo de que Europa recorte la financiación del programa comunitario Posei en un 3,9 por ciento y ponga en peligro así la producción del plátano, un sector clave para la economía y el empleo de las islas.

En un comunicado de prensa, la asociación recuerda al Gobierno central la importancia de que se incluyan los fondos del Posei en la agenda europea, así como la necesidad de liderar las negociaciones para evitar que Europa recorte los fondos destinados a las regiones ultraperiféricas (RUP).

“De no negociarse adecuadamente estas ayudas corren el riesgo de reducirse más allá del límite, lo que supone un riesgo para esta actividad económica que repercute en todos los canarios”, remarcan.

Los fondos para las RUP representan un 0,01 por ciento del total de los fondos agrícolas comunitarios de la Política Agraria Común (PAC), una cifra “irrelevante”, insisten desde Asprocan, en comparación con “la necesidad y la urgencia” con la que las RUP requieren que estos fondos, que no se ha incrementado desde 2007, se mantengan.

Canarias percibe, cada año, 268 millones de euros de ayudas europeas para proteger su agricultura, que en algunos municipios supone más del 40 por ciento del empleo.

El recorte planteado por Bruselas supondría diez millones de euros anuales menos para las islas, “que se convertirían en 20 millones menos al año considerando el incremento de los precios desde 2013”, detalla la nota.

Desde la asociación recuerdan, además, que la industria del plátano en España está cien por cien centralizada en Canarias y que da empleo, directo e indirecto, a más de 15.000 familias.

De acuerdo con Asprocan, al año se producen una media de más de 400.000 toneladas de plátanos, lo que supone más del 85 por ciento de las exportaciones agrícolas del archipiélago, con una contribución económica directa de más de 430 millones de euros.

Además, diariamente se exportan a la Península más de un millón de kilos, lo que compensa “la enorme dependencia del exterior de las islas” y les permite un ahorrar un diez por ciento en costes de importación de productos básicos.

Por ello, los productores “no cejan en su empeño” y piden a sus representantes políticos que se tomen “muy en serio” la necesidad de proteger y cuidar los intereses de las RUP.

El plátano de Canarias supone el 70 por ciento de la producción comunitaria y representa una masa salarial bruta superior a los 175 millones de euros.

Es la segunda fruta más consumida en España, con más de 400 millones de kilogramos comercializados cada año. Además, copa el 75 por ciento del volumen de frutas con sello de calidad diferenciada europea que produce el estado español.

Los productores canarios temen, sin embargo, que la actual incertidumbre provocada por la evolución de la pandemia, los “numerosos frentes abiertos” del Ejecutivo español y la “enorme” crisis económica actual, “reste atención y poder de presión a España”, y consiga que el mantenimiento de las ayudas deje de ser prioritario.

Para Asprocan, que se concretase el recorte supondría un “histórico paso hacia atrás” desde la creación del estatuto de las RUP, y sentaría un “precedente peligroso”, pues abriría la puerta a que la Comisión Europea considerase viable, en un futuro cercano, recortes en otras fichas financieras para las RUP, concluye la nota. EFE