EFESanta Cruz De Tenerife

La consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, ha informado este miércoles de que el Ejecutivo prevé invertir no menos de 200 millones de euros en ayudar a las empresas de hostelería, turismo y comercio.

Yaiza Castilla, en un comunicado, ha precisado que será necesario que el Gobierno recurra al endeudamiento público para ayudar al sector y limitar en lo posible la destrucción de empresas canarias.

La consejera, tras reunirse con las patronales turísticas de Canarias con el objeto de valorar la actual situación del sector ante la crisis económica derivada de la pandemia, ha lamentado sus graves consecuencias para el tejido empresarial en Canarias.

Esta situación requiere, según defiende la titular de Turismo, de una actuación rápida y directa por parte de la administración con el objeto de limitar en lo posible la destrucción de empresas.

Según el Gobierno, tanto los presidentes de las patronales como la consejera de Turismo coincidieron en que la situación en la que se encuentra Canarias requiere medidas de apoyo que permitan el mantenimiento de las empresas en tanto no mejore el contexto económico, lo que se prevé no será antes del verano.

En este sentido, Castilla informó de que trabaja en una propuesta de medidas de apoyo a corto plazo para los tres sectores de su competencia (el turismo, incluido la hostelería, el comercio y la industria) a fondo perdido, cuyo objetivo es mantener el tejido empresarial.

Estas ayudas, según ha precisado Castilla, tienen también como fin apoyar la financiación de gastos de explotación de las empresas afectadas, no sólo por cierre derivado por la paralización de actividad como consecuencia de la pandemia, sino igualmente por caída de cifra de negocio en un porcentaje a determinar superior al 25%.

No estarían vinculadas a inversiones, como las convocadas en el pasado año, por ejemplo para el sector alojativo, a la vez que se prevé que sean más flexibles en cuanto a los requerimientos burocráticos que se pida a las empresas, ha detallado.

La propuesta, que contemplaría el apoyo a todas las empresas, pero con mayor intensidad a pymes y especialmente micropymes, requerirá, según una cuantificación inicial, de una ficha financiera de más de 200 millones de euros, cifra que se ajustaría atendiendo a las diferentes casuísticas de las actividades empresariales sobre las que se va a aplicar las ayudas.

“Para que podamos hablar de un auténtico plan de rescate a las empresas y, al empleo que integran, debe estar dotado de un montante suficiente para evitar en lo posible la destrucción de tejido empresarial; si no, no va a servir de nada”, ha manifestado Yaiza Castilla.

La consejera de los tres sectores económicos que representan el 60% del PIB canario expresó también que, para afrontar este montante de ayudas de carácter coyuntural, es necesario recurrir al endeudamiento.

“Esta operación de endeudamiento debe venir, además, ayudada por recursos propios del presupuesto de la administración canaria de 2021”, ha señalado.

La consejera ha puesto como ejemplo que en el propio presupuesto de su Consejería para el actual ejercicio existen partidas consignadas que pueden convertirse en ayudas directas, como es el caso de los bonos al consumo previstos en los presupuestos del área de Comercio, con una dotación de 3,6 millones de euros.

Castilla también ha abogado por insistir ante el Estado en que asuma parte de la financiación de este plan de ayudas directas al sector, en consonancia con un compromiso formulado por el Gobierno español con Canarias, que se entiende no se ha cumplido.

De acuerdo con los cálculos expuestos por la consejera, conforme a los últimos datos publicados por el ISTAC, Canarias arrastra una degradación del tejido empresarial y el empleo cuantificado en la desaparición entre diciembre de 2019 y el pasado mes de noviembre de 3.633 empresas.

De ellas, el 25,5% pertenecen al sector del comercio, el 20,9% al de la hostelería y el 20,3% son empresas de transporte.

Estos tres sectores acaparan cerca del 70% de la caída del número de empresas dadas de alta en la Seguridad Social, así como el 84% de las pérdidas de afiliados a la Seguridad Social, según datos de diciembre de 2020 en relación al mismo mes de 2019.

Se trata, según explicaciones de Yaiza Castilla, de un problema que apunta a su agudización a lo largo del primer cuatrimestre de 2021 ante las "casi nulas expectativas de recuperación del turismo para lo que queda de esta temporada de invierno".

Las estimaciones que maneja la Consejería prevén para la primera mitad del año a una pérdida del 35% del tejido empresarial canario que existía a principios de 2020. EFE