EFESanta Cruz de Tenerife

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, dijo este viernes que aún es posible alcanzar los cinco millones de turistas en 2020 si finalmente el Gobierno de España permite que los visitantes puedan presentar test de antígenos sobre el coronavirus en lugar de PCR para viajar.

Castilla indicó durante su presencia en la comisión de Turismo del Parlamento de Canarias que la resolución del Gobierno sobre las PCR para los viajeros que llegan a España en avión o en barco ha sido "la última piedra" en el camino que se seguía para poder salvar la temporada de invierno.

Antes hubo otros inconvenientes, como la declaración de las islas como destino no seguro en septiembre pasado por los principales países emisores y la caída en la segunda oleada y el consiguiente confinamiento de lugares como Alemania y Reino Unido.

"La situación es cambiante y volátil e impide una correcta planificación, también a turopeadores y líneas aéreas", dijo Castilla, y señaló que su departamento está a la espera de que se permita el test de antígenos para mantener su estrategia y no perder la temporada de invierno.

Explicó que el verano "arrancó con más fuerza de la prevista", pero el turismo se frenó en septiembre por el aumento de contagios en las islas, que se fue corrigiendo justo cuando empezaron los confinamientos en Europa, así que la recuperación depende muchas veces de "factores externos incontrolables".

"Noviembre ya está perdido para el mercado británico" y el alemán es muy disciplinado a la hora de seguir las recomendaciones de su gobierno para restringir sus actividades, dijo Yaiza Castilla.

Finalmente, la decisión del Gobierno español de exigir a los viajeros un test PCR realizado con una antelación máxima de 72 horas ha llevado a la caída de las programaciones, por lo que "espero que se reconduzca lo antes posible para poder reactivar la temporada alta", dijo la consejera.

Si se salva este escollo aún se pueden alcanzar los cinco millones de turistas en el año, aunque supongan una reducción del 66 por ciento con respecto a 2019, agregó Yaiza Castilla.

La consejera informó de que su departamento mantiene desde septiembre su campaña promocional en los destinos europeos, pese a las restricciones y confinamientos, para tratar de mantener en las mentes de los potenciales visitantes que Canarias es un destino preparado, con garantías sanitarias y el único abierto en Europa este invierno.

Se trata de una campaña exclusivamente digital con un coste de 1,5 millones de euros y que se va adaptando a la evolución de la pandemia en cada uno de los países en los que se desarrolla, como Alemania, Reino Unido, Suecia, Francia, Italia o Dinamarca.

"Buscamos mantener la notoriedad de las islas y sus elementos diferenciales", como la baja incidencia relativa del coronavirus, la seguridad sanitaria y la idea de único refugio europeo para relajarse al aire libre y con un buen clima. EFE