EFELas Palmas de Gran Canaria

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) revisará el proceso que siguió para conceder un préstamo de 125 millones de euros a la empresa Redexis para construir redes de gas en Canarias, tras aceptar a trámite las alegaciones formuladas en contra por el Cabildo de Gran Canaria,

El BEI analizará, en concreto, cuatro aspectos planteados por el Cabildo sobre el proyecto, de acuerdo con el "borrador de informe de evaluación" facilitado a los periodistas por el presidente de la corporación insular, Antonio Morales (NC).

En enero de 2018, el BEI concedió un préstamo de 125 millones de euros a la empresa de redes de transporte y distribución de gas Redexis para el desarrollo de un plan global en Canarias.

El proyecto financiado pretende llevar el gas a ocho municipios de las islas de Gran Canaria y Tenerife, que dispondrán de un total de ocho nuevas plantas de aire propanado, tras adjudicarse a Redexis Gas su distribución mediante un decreto de noviembre de 2015.

Ahora, el BEI ha decidido revisar "si el alcance de su evaluación fue el adecuado habida cuenta del contexto del programa, incluida la evaluación de los potenciales riesgos e impactos medioambiental y social y la capacidad del promotor para abordar y gestionar los mismos de una manera apropiada", según indica en el documento remitido al Cabildo de Gran Canaria.

Asimismo, analizará "si adoptó las medidas pertinentes para asegurarse del cumplimiento de la derecho de la UE y nacional, en particular con respecto a la decisión de aprobación de la evaluación de impacto ambiental".

El BEI también tendrá en cuenta "si aplicó correctamente sus normas relacionadas con el clima, especialmente en relación con la huella de carbono", además de comprobar "si evaluó adecuadamente la viabilidad económica del programa", de acuerdo a la información facilitada por el Cabildo de Gran Canaria.

Por su parte, Redexis ha informado este viernes en un comunicado de que, el 16 de mayo pasado, el BEI "ha presentado un Informe de Evaluación Inicial ante las cuestiones suscitadas por parte de determinadas organizaciones con relación a la expansión de las redes de gas en España", promovidas por la empresa.

Según Redexis, el BEI considera que la financiación de las redes de gas "cumple con los objetivos, políticas y criterios generales del Banco", resulta "compatible con los principios fundamentales consagrados en el Acuerdo de París", y "está en línea en línea con el objetivo del Gobierno español de incrementar la base de demanda de gas natural en el país".

El Informe de Evaluación Inicial "no afecta a la vigencia del préstamo concedido por parte del BEI a Redexis que se encuentra vigor, e íntegramente a disposición de la compañía gasista", asegura la empresa.

Asimismo, añade que, el pasado 9 de abril, el Boletín Oficial del Estado publicó la Orden TEC/406/2019, del Ministerio para la Transición Ecológica, por la que se aprueban las Directrices de Política Energética para los próximos años.

En ellas se considera "que se debe incentivar la extensión del funcionamiento de las redes de gas, garantizando la sostenibilidad económico-financiera del sistema, utilizar las mismas para promover la inyección de hidrógeno y gases de origen renovable en las redes de distribución de gas y el uso de combustibles menos contaminantes", afirma Redexis en su nota.

El proyecto gasístico de Redexis prevé desplegar más de 2.900 kilómetros de red subterránea en los municipios de Las Palmas de Gran Canaria, Telde y Agüimes, en Gran Canaria, y Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Arona, Granadilla de Abona y Puerto de la Cruz, en Tenerife.

Además, estima crear 700 puestos de trabajo en un proyecto que proporcionará el acceso al 85 % por ciento de la población total, alrededor de 425.000 viviendas, si bien también se beneficiarán 4.500 restaurantes y bares, más de 370 hoteles, 400 centros de educación, 14 hospitales y 70 centros de salud, así como 300 edificios públicos y 64 polideportivos. EFE

as/jmr