EFESanta Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias ha decidido ampliar una hora, hasta la medianoche, el horario de actividad de los negocios de hostelería y restauración en las islas en fase de alerta 2 por la pandemia de la covid-19, que son Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y El Hierro.

Así lo ha anunciado el portavoz del ejecutivo autonómico, Julio Pérez, tras la celebración del consejo de gobierno.

Pérez ha argumentado que una vez decayó el estado de alarma, y con él el toque de queda, esta ampliación de horario de bares y restaurantes puede ayudar a "controlar" la "tentación" de fiestas, botellones o concentraciones en espacios públicos.

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, mantendrá en los próximos días una reunión con representantes del sector para analizar los pormenores y las razones de esta decisión y a ellos ha apelado el portavoz del Ejecutivo canario para que coadyuven, "como hasta ahora", en la aplicación de las normas.

También ha hecho un llamamiento a la ciudadanía canaria en general, y a los más jóvenes en particular, al respeto de las normas vigentes, porque "a partir de ahora", ha advertido Julio Pérez, "el control de la pandemia va a descansar mucho más en el comportamiento individual (...) que en una imposición radical, como hasta ahora".

Pérez ha confirmado la decisión del Gobierno de Canarias de recurrir ante el Tribunal Supremo solo la supresión del cierre perimetral en las islas que se encuentren en los niveles 3 y 4, tras los informes jurídicos y sanitarios que avalan que se trata de la opción más favorable.

Además ha recordado que el Ministerio Fiscal apoyó el mantenimiento de esta medida así como el voto de dos de los magistrados de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que anuló esta media y el toque de queda.

Pérez ha afirmado que el toque de queda puede ser sustituido por medidas alternativas como el control de horarios y las actividades que se desarrollen en los establecimientos así como su aforo.

El portavoz gubernamental ha reconocido que no hay un plan B en el supuesto que también el Supremo rechace el cierre perimetral pero en ese caso, ha dicho, el Gobierno de Canarias implementaría medidas alternativas.

Asimismo ha recordado que sigue vigente el cribado de los viajeros y la obligatoriedad para los clientes no residentes de los establecimientos alojativos de presentar una prueba negativa de infección por Covid 19.

No obstante ha confiado en que no sea necesario implantar medidas restrictivas por el comportamiento responsable de la población.

Sobre el registro de datos de los clientes en los establecimientos, Pérez ha comentado que no se están produciendo problemas y en general se respeta la ley de protección de datos.

El portavoz del Gobierno canario ha subrayado que la pandemia "retrocede y la vacunación avanza", ha manifestado que los datos son "esperanzadores" y ha considerado que los brotes que se registran en algunas islas pueden ser "muy visibles" y pudieran distorsionar la imagen general de que la pandemia en las islas presenta una tendencia "ligeramente descendente".

Al respecto ha recordado que 250.000 residentes tiene la pauta completa de vacunación y más de 500.000 tienen ya una dosis y ha apuntado que este fin de semana las personas mayores de 60 años pueden acudir a los grandes centros de vacunación sin cita previa, llamamiento que solo se ha hecho en las islas capitalinas y no en las otras ya que no ha hecho falta.

El objetivo del Gobierno es poner 30.000 vacunas diarias y si no se alcanzan es porque no hay vacunas, ha dicho Pérez que ha agregado que aún así se mantiene la pretensión de lograr durante el verano la imnunización de la población diana. EFE

jmor-spf

(foto)