EFELas Palmas de Gran Canaria

El Gobierno de Canarias cree preciso "alzar la voz" ante los incumplimientos en las inversiones viarias del Estado, que sostiene que "ponen en riesgo" el futuro de carreteras necesarias para las islas.

Prueba de ello es que, pasada ya la mitad de abril, todavía "no han transferido la partida del año 2018 del nuevo convenio de carreteras", suscrito el pasado diciembre, ha afirmado este miércoles el vicepresidente y consejero de Obras Públicas y Transportes del archipiélago, Pablo Rodríguez (CC).

El vicepresidente ha querido subrayar que la comunidad autónoma está "afrontando con recursos propios", a fin de que no se paralice su puesta en marcha, el pago de obras incluidas en ese convenio para suplir "el no compromiso del Ministerio de Fomento".

Por ello, ha acusado al Ejecutivo central, del PSOE, de que el de Canarias "tenga que seguir aportando con fondos propios lo que debería pagar el Estado a través del convenio de carreteras".

Algo que, de hecho, tiene previsto hacer inicialmente con el proyecto de la segunda fase de la nueva carretera de La Aldea, en Gran Canaria, ha destacado Rodríguez, que ha hecho estas declaraciones con motivo del acto de firma del correspondiente contrato con la unión temporal de empresas a la que se adjudicó esa obra, formada por Ferrovial, Acciona, Lopesan y Bitumex.

El vicepresidente regional, en todo caso, ha opinado que el Estado tendrá que pagar, en última instancia, el coste de todas esas obras por ser responsabilidad suya financiarlas, tal y como sentenció el Tribuna Supremo en relación al dinero que dejó de abonar del anterior convenio de carreteras cuando lo reclamó por vía judicial la comunidad autónoma.

No obstante, ha matizado que las islas siguen saliendo perjudicadas si, "al final, hay que esperar cinco años para cobrar".

Por ello, ha subrayado que el Gobierno regional "espera que no haya que ir a los juzgados, sino que haya diálogo para que esos recursos vengan a Canarias".

De cualquier forma, el vicepresidente se ha mostrado confiado en que la construcción del segundo tramo de la carretera de La Aldea se haga en los 65 meses en que se han fijado sus plazos de ejecución y que no haya problemas para pagarla, al estar incluida en el nuevo convenio de carreteras.

Más aún después de que se haya formalizado el contrato con las empresas a las que se ha adjudicado, "que obliga a cumplir a la Administración", ha apostillado