EFESanta Cruz de Tenerife

"Si conseguimos igualar las cifras de 2021, para muchos será suficiente", resume Abbas Moujir, presidente de la Federación de Áreas Urbanas de Canarias (FAUCA) al anticipar cómo será la temporada de rebajas de verano para el pequeño comercio de las islas.

El sentimiento general es de incertidumbre, "ante la sensación de crisis que se vive", y los comerciantes tratan de "vender al máximo a un precio normal", a costa de reducir unos márgenes amenazados por la inflación.

Las grandes marcas, los grandes almacenes y las franquicias han adelantado las rebajas de verano, pero la mayoría de los pequeños comercios locales de las zonas abiertas canarias se preparan para las fechas tradicionales de la temporada de descuentos, desde el viernes 1 de julio hasta finales de agosto, con costes crecientes y bastante inventario acumulado.

Los comercios notan la subida de la luz, del alquiler, de las materias primas, del transporte, de los sueldos y de las cotizaciones de los autónomos, pero tratan de no trasladarlo a los precios, aunque una vez pasadas las rebajas, en el otoño, no va a haber más remedio, según anticipa Moujir, en declaraciones a Efe.

Aunque el Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de publicar las cifras del comercio minorista del mes de mayo, en las que se señala que las ventas en Canarias crecieron un 10,3 por ciento en relación a mayo de 2021, el presidente de Fauca sostiene que son datos que pueden inducir a "una visión falsa, alejada de la realidad" que vive el pequeño comercio.

Esa estadística incluye a grandes superficies y a grandes franquicias, y la realidad del pequeño comercio de zonas abiertas es diferente, los comerciantes perciben "la crisis que se vive" en sus negocios.

La subida de la inflación (un 10,2 por ciento interanual en junio, según el indicador adelantado del INE) está afectando a la capacidad económica de las familias, que concentran cada vez más sus gastos en los productos de primera necesidad.

En consecuencia, el comercio textil de ropa, moda o calzado es el que peor lo está pasando, señala el dirigente empresarial.

La previsión es que las ventas en esta campaña de verano se sitúen en el mismo nivel que en 2021 y con eso "para muchos será suficiente", anticipa Abbas Moujir.

"Esta campaña quedará lejos de la de 2019", para eso tendría que venderse entre un 10 y un 15 por ciento más, apunta Moujir, y puntualiza que pese a la recuperación del turismo, el gasto de los visitantes no llega a la etapa de antes de la pandemia. EFE

acp/spf

(foto)