EFELas Palmas de Gran Canaria

El sector turístico de Canarias recibe hasta 143,5 millones de euros de ayuda al año en su consumo de electricidad, que está subvencionado con el del resto de usuarios para eliminar el sobrecoste de la energía en las islas, según un estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Dos profesores de la ULPGC, Ignacio Nuez y Javier Osorio, publican este mes en la revista "Energy Policy", un estudio de cuál es el peso del turismo en el consumo total de electricidad en Canarias, con un añadido: la estimación de la ayuda que recibe este sector a través del sistema de compensación de sobrecostes del que se benefician los clientes fuera de la Península Ibérica.

Este informe se publica, además, justo en el momento en el que acaba de reavivarse en Canarias la conveniencia de establecer una ecotasa sobre el turismo, algo a lo que el sector se opone, pero que el gobierno entrante, conformado por PSOE, NC, Podemos y Agrupación Socialista Gomera, se ha comprometido a estudiar.

Los autores del trabajo entran de lleno en ese debate desde el mismo resumen de su artículo, que concluyen así: "Desde el punto de vista de las políticas energéticas, nuestros resultados puede utilizarse para justificar la adopción de varios tipos de medidas compensatorias, incluyendo ecotasas a pagar por el turista".

En Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, los clientes de las compañías eléctricas pagan esa energía al mismo precio final que en la península, aunque producirla en esos territorios cuesta mucho más, debido a sus aislamiento y lejanía del resto del país.

En síntesis, el sistema de ayudas funciona así: los sobrecostes extrapeninsulares se suman cada año en una sola cifra y se reparten en la factura de todos los consumidores de luz de España.

Los autores de ese trabajo recuerdan que en Canarias se benefician de ese sistema sus 2,10 millones de habitantes, pero también los más 16,5 millones de turistas que visitan cada año las islas, en su gran mayoría extranjeros (datos de 2017).

El estudio excluye del cálculo a La Gomera y El Hierro, islas que suman poco más de 30.000 habitantes y que no se pueden comparar en términos turísticos (ni en visitantes, ni en facturación) con Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y La Palma.

Los datos que manejan indican que el turismo consume el 14 % de la electricidad producida en Tenerife, el 10 % en Gran Canaria, el 23,5 % en La Palma y el 34,1 % en el sistema que conforman Lanzarote y Fuerteventura (las dos únicas islas con interconexión eléctrica). En promedio, es responsable del 12,8 % de la demanda eléctrica.

Los autores del trabajo aportan dos estimaciones del subsidio que recibe el turismo a través de la factura eléctrica, uno basado en el cálculo por islas y otro directo tomado de los extracostes publicados de manera oficial por el Estado.

El primer cálculo arroja una ayuda anual de 99,71 millones (a fecha de 2014) repartida de esta forma: 35,47 millones en Tenerife, 35,41 millones en Lanzarote-Fuerteventura, 24,12 millones en Gran Canaria y 4,71 millones en La Palma.

El trabajo toma de referencia 2014 porque ese el último año del que existen datos disponibles sobre el volumen total de los extracostes de Canarias: 1.121 millones, porque producir cada Mw/h en las islas cuesta 130 euros más que en la península.

Si a esa cifra se le aplica el peso proporcional que este trabajo atribuye al turismo en el total del consumo eléctrico, el resultado revela que el sector puede estar recibiendo una ayuda por esa vía de 143,50 millones anuales (en cifras de 2014).

Dividiendo esa cantidad por el total de turistas de ese año, 11,47 millones, se obtiene que cada uno de ellos se "ahorró" en el coste de sus vacaciones en Canarias 12,5 euros en electricidad.

Nuez y Osorio defienden que estos resultados puede emplearse como argumento a favor de implantar una ecotasa turística, como "forma de compensar al sistema español por el extracoste de generación de electricidad eléctrica" en Canarias atribuible a ese sector.

Máxime, cuando calculan que la electricidad consumida por el sector turístico en Canarias provoca cada año la emisión a la atmósfera de entre 843.896 y 1,14 millones de toneladas de CO2. EFE