EFELos Llanos de Aridane (La Palma)

La carretera de emergencia construida para conectar Las Manchas con Puerto Naos, en el municipio de Los Llanos de Aridane, se ha puesto en marcha este lunes, en lo que supone la primera infraestructura creada tras el fin de la erupción volcánica en La Palma.

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, y el vicepresidente y consejero de infraestructuras del Cabildo de La Palma, Borja Perdomo, han supervisado la apertura de esta carretera que será utilizada, mientras se mantenga dentro del área de exclusión de la emergencia, por trabajadores y regantes de la zona.

"Cumplimos el objetivo que era conectar Puerto Naos con La Manchas y esperamos que esta vía pueda ser utilizada una vez el Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) lo autorice”, ha explicado Franquis al respecto.

Esta carretera, que comenzó sus obras el pasado 9 de noviembre con un presupuesto de 1.795.243 euros, es la primera “obra de emergencia” terminada y el primer paso de la reconstrucción de las infraestructuras de la isla, según ha declarado Franquis.

La carretera tiene un recorrido de 2’3 kilómetros y previamente era una pista de tierra sin asfaltar, que ahora se ha convertido en una vía con las mismas condiciones que la LP-2, dos carriles, uno en cada dirección y un ancho de 3 metros y medio por carril.

“Si no recuperamos la infraestructura no se recuperará la normalidad en la isla de La Palma”, ha explicado Franquis, que ha puesto el énfasis en el siguiente paso, la carretera LP-2, que conectaba Tajuya con Las Manchas y era la principal conexión entre el norte y el sur del Valle de Aridane

Borja Perdomo, vicepresidente del Cabildo de La Palma y consejero de Infraestructuras, ha considerado que se trata de “un día importante” y ha agradecido el esfuerzo realizado por el Gobierno de Canarias para la creación de esta nueva calzada, que comenzó sus trabajos cuando aún continuaba la erupción en Cumbre Vieja.

Perdomo ha hablado también de las zonas aisladas por las coladas del municipio de Tazacorte, donde la idea es reconstruir la “carretera de la costa” que comunicaría Tazacorte con Puerto Naos y habilitaría, según Perdomo, nuevos terrenos tanto de cultivo como turísticos.

Sin embargo, como solución de emergencia se ha planteado desde el Cabildo “iniciar próximamente la construcción de pistas por encima de las coladas de lava tanto en el barrio de La Laguna y por el camino San Isidro”, ha comentado Perdomo. EFE

1012035

lgm/asd