EFELas Palmas De Gran Canaria

La naviera Fred. Olsen volverá a operar desde este jueves en el puerto de Agaete, al noroeste de Gran Canaria, tras despejar sus instalaciones logrando que flotara lo suficiente para llevarlo a reparar el ferry que encalló dos semanas antes en el lugar, que ya navega hacia la capital de la isla, ha anunciado este miércoles.

Día este en que el buque, el "Bentago Express", partió con las primeras luces de la mañana rumbo al astillero de Las Palmas de Gran Canaria donde habrá que arreglarlo, en una travesía que se calcula se prolongará unas diez horas debido a que avanza a una velocidad de 2 nudos, según ha informado a través de su cuenta de Twitter la compañía.

La cual destaca que para el viaje se ha organizado "un amplio dispositivo de seguridad" y se ha tenido en cuenta que "las condiciones meteorológicas se prevén excelentes" a lo largo de la jornada, a fin de evitar complicaciones.

Fred. Olsen anuncia, además, que, una vez despejado el puerto Agaete, este volverá a ser el punto de destino en Gran Canaria de su línea de transporte marítimo que une dicha isla con Santa Cruz de Tenerife, que recuperará todas sus salidas y llegadas habituales en los horarios establecidos, según detalla.

El "Bentago Express" encalló en la noche del jueves 7 de enero cuando se aproximaba a Agaete cubriendo su último servicio del día entre Tenerife y Gran Canaria y fue empujado por una fuerte racha de viento hacia una zona de escasa profundidad donde quedó bloqueado sobre un fondo rocoso que dañó su maquinaria.

En ese momento iban a bordo 59 pasajeros y 16 tripulantes que tuvieron que esperar 15 horas, hasta la mañana siguiente, para que se dieran las condiciones de seguridad adecuadas para que pudieran transbordarlos a un barco de Salvamento Marítimo que los transportó al muelle, situado a escasos metros de distancia.

El buque no pudo ser recuperado hasta casi una semana más tarde, cuando, en la madrugada del miércoles 13 de enero, se consiguió que recobrara un nivel de flotación que, combinado con unas favorables condiciones del mar en la zona, permitió que fuera atracado en el puerto de Agaete, donde permaneció hasta hacer posible el traslado a loas astilleros que, finalmente, se ha podido emprender siete días después.