EFESanta Cruz de Tenerife

Canarias registró en el primer trimestre de 2022 el mayor retroceso de confianza empresarial desde 2013 y, con una variación del -4,1 por ciento, se situó como la sexta comunidad con mayor deterioro, si bien se trata de una situación "coyuntural" debido a la sexta ola de covid-19.

La directora general de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Lola Pérez, ha presentado este miércoles los resultados del Indicador de Confianza Empresarial, que volvió a números negativos después de seis meses en positivo, debido a las consecuencias de la pandemia y a las restriciones en la temporada alta de turismo y en la campaña comercial de Navidad.

Lola Pérez espera que estos datos negativos, basados en una encuesta realizada a 860 empresas canarias, sean producto de un impacto coyuntural por la pandemia, que afecta especialmente a las islas porque basan su modelo económico en el sector servicios.

La dependencia en el turismo provoca, sobre todo, este descenso que se podría frenar si el Gobierno canario tomara medidas como la diversificación del sector servicios, potenciara el aumento del tamaño de las empresas y apostara por energías de transición hacia las renovables como es el gas, ha precisado la directora general de la Cámara.

A pesar de los malos datos en confianza empresarial, Pérez insiste en que la situación económica en Canarias es "mucho mejor" que hace un año y que la buenas perspectivas se han trucado debido a la sexta ola.

Para llevar a cabo este indicador la Cámara le ha preguntado a 860 empresas de diferentes sectores cómo les ha ido la actividad económica en los últimos meses de 2021 y cuáles son las previsiones para 2022.

Las malas perspectivas económicas afectan a todos los sectores excepto al comercio, debido a la navidad, cuya actividad comercial ha ido mejor que el año pasado.

Por primera vez desde enero de 2019 el sector comercial arrojó un resultado positivo en un trimestre, lo que lo convierte en el único que experimenta un crecimiento en su nivel de confianza en un 1,3%.

Transporte y hostelería es el sector que mayor retroceso experimenta en su confianza con una caída del 12%, después de dos trimestres con crecimientos superiores al 25%, de forma similar a como ocurre a nivel nacional.

En la industria el deterioro de las expectativas rompe el avance de la confianza y en la construcción tan solo el 11% de las empresas prevé mejorar su actividad en el primer trimestre, lo que lleva a un recorte en el nivel de confianza empresarial del 5,3%, el segundo más negativo del conjunto de sectores analizados.

Por islas, La Palma es la isla con peores datos debido también a la afección del volcán sobre la economía, precisa Lola Pérez, quien cree que la recuperación llevará años y destaca la importancia de potenciar la oferta turística, incluida la rural, y la conectividad.

A juicio de Pérez, todas las medidas serán pocas para estimular la economía de esta isla y dar respuesta a las necesidades sociales de los afectados por la erupción.

Solo los empresarios de La Gomera y Gran Canaria consiguen mejorar su confianza en el primer trimestre de 2022 y el resto de islas van a terreno negativo después de varios meses de remontada.

El retroceso de la confianza empresarial viene marcad, según Pérez, por la debilidad de la demanda y por la escasez de personal cualificado, pues el 48% de las empresas encuestadas dicen que este factor limita su actividad.

En concreto, faltan perfiles profesionales relacionados con la digitalización de las empresas, por lo que la directora de la Cámara insiste en la formación para acceder al empleo.

También destaca la importancia de gestionar de forma ágil los fondos europeos para que se pueda dar un salto cualitativo en el modelo económico basado en la sostenibilidad y la digitalización.

Asimismo, defiende la importancia del gas como energía de transición, pues es menos contaminante y más eficiente desde el punto de vista económico. EFE