EFELas Palmas de Gran Canaria

Los investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Yolanda Santana, Juan María Hernández y Rafael Suárez han publicado un artículo en una revista internacional en el que estudian la conversión del uso de suelo turístico a residencial en Maspalomas.

En un comunicado, la ULPGC explica este jueves que este trabajo analiza los factores que influyen en que un complejo de apartamentos o bungalós, originalmente destinados al turismo, cambie a uso residencial.

Agrega que se tomó como referencia el caso de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana), donde este proceso de "residencialización" ha sido muy acuciante en las dos primeras décadas de este siglo.

El periodo temporal del estudio de los investigadores del Departamento de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión y del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible comprende desde el año 2005 al 2012.

Los resultados muestran que los complejos de bungalós son más propensos a hacerse residenciales que los apartamentos debido, fundamentalmente, al mayor valor del suelo en comparación con la renta turística obtenida por ellos.

Además, existe un efecto contagio de tal manera que un complejo localizado en una zona de alta residencialización es más propenso a abandonar la actividad turística que si estuviera en una zona de baja y, también, los complejos con menos estrellas son más proclives a hacerse residenciales que los de alta categoría.

Los investigadores no tienen referencia de estudios anteriores, por lo que consideran que este es el primer trabajo científico que propone medidas cuantitativas de los factores que influyen en el proceso de residencialización de Maspalomas.

Según la ULPGC, del trabajo se pueden extraer diversas recomendaciones en la gestión del problema, como el promover políticas que favorezcan la conservación del estatus de calidad adecuado de los complejos turísticos, con el fin de evitar que la imagen de complejos abandonados afecte a la rentabilidad del vecino.

También recomienda que las regulaciones para modernizar y renovar los complejos turísticos deben flexibilizarse y que las nuevas inversiones en infraestructura alojativa deberían tener en cuenta que los apartamentos tienen menos propensión a residencializarse que los bungalós.

Este trabajo de Yolanda Santana, Juan María Hernández y Rafael Suárez ha sido publicado por la revista de alto impacto 'Current Issues in Tourism'.