El Plan de Vivienda de Canarias prevé ceder el derecho de uso de suelo público a constructoras para que levanten vivienda protegida a cambio de gestionar los alquileres durante 80 años a precios asequibles, que estarían tasados y controlados por la Administración en todo momento.

Así lo ha expuesto el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, durante una reunión con miembros de la Federación de Entidades de la Construcción de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco) para abordar los detalles del nuevo Plan de Vivienda de la Comunidad Autónoma.

Sebastián Franquis señaló que con la reunión de hoy se pone en marcha una de las piezas fundamentales del Plan de Vivienda, la de la colaboración público-privada "a la que debemos darle concreción" para poner en práctica, como es el caso de la cesión del derecho de uso de suelo durante unos años determinados que se contempla para la construcción de vivienda protegida por parte de las empresas del sector.

Ello se unirá a la iniciativa puramente pública con la finalidad de combatir "la emergencia habitacional que sufre la sociedad canaria en un Archipiélago en el que no se construye vivienda pública desde hace ocho años”, advirtió Franquis.

Precisó que el Plan de Vivienda de Canarias 2020-2025 supondrá una inversión de 664 millones de euros durante seis años y la construcción de 5.971 viviendas nuevas protegidas en régimen de alquiler (público o privado), la rehabilitación de otras 10.227 casas, y la tramitación de subvenciones que beneficiarán a 71.984 perceptores de ayudas al alquiler.

En total, un Plan de Vivienda que en seis años contiene un total de 88.195 actuaciones de fomento y promoción de la vivienda a los sectores económicamente más vulnerables de la sociedad.

Por su parte las empresas de la construcción asociadas a Fepeco creen que el Plan de Vivienda presentado por el Gobierno de Canarias puede ser "el verdadero revulsivo" que reactive la economía en el archipiélago, aseguró el presidente de la patronal, Óscar Izquierdo.

El máximo representante de los constructores de Santa Cruz de Tenerife indicó a EFE que la colaboración público-privada en este ámbito es necesaria para "el fortalecimiento" del Plan de Vivienda y aseguró que Fepeco se ha sumado a la llamada de la Consejería porque, añadió, en este momento la cooperación entre ambos sectores es "ejemplar" en el Estado español.

Fepeco se ha referido en la reunión asimismo a la necesidad de disponer de suelo para sacar el plan adelante en lo referente a la construcción de vivienda nueva, una línea que canalizará el Instituto Canario de la Vivienda.

Esta línea de construcción pero sobre todo, continuó Izquierdo, la de la rehabilitación van a permitir que se mantenga el empleo en el sector de la construcción o incluso "aumentarlo significativamente" y precisó que la reforma de inmuebles centrará el grueso de las ayudas previstas en este ámbito por la Unión Europea.

Ello se debe a que se incluyen en la llamada "Agenda verde" de regeneración urbana, por la que Europa defiende la rehabilitación de edificios basada en la descarbonización para lograr la máxima eficiencia energética, subrayó el presidente de Fepeco.

Insistió en que la patronal valora "muchísimo" el diálogo que se ha "implantado" en la Consejería y aseguró que las cifras de construcción, alquiler y rehabilitación previstas son las convenientes "en este momento" y van a hacer posible conseguir los objetivos propuestos.

Se trata de buscar una respuesta a una demanda social "importantísima", la de la vivienda, que es un derecho constitucional, un medio de protección y seguridad familiar y, como tercer elemento, insistió el presidente de Fepeco, un revulsivo para reactiva la economía en Canarias tras el parón provocado por la pandemia de Covid-19. EFE