Gestión del Medio Rural de Canarias (GMR), empresa pública adscrita a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, ha comenzado a distribuir a sus principales clientes de Tenerife las primeras naranjas de la temporada, algunas parcialmente afectadas por la ceniza del volcán de La Palma, pero en perfecto estado para su consumo.

La Sociedad de Promoción y Desarrollo Económico de La Palma (SODEPAL), dependiente del Cabildo de La Palma, ha enviado de momento algo más de dos toneladas de naranjas de diferentes calibres de las que se pretenden comercializar una media de 1.000 kilos semanales, con el objetivo de dar salida a una parte de la producción apta para su comercialización.

Por ello GMR ha puesto en marcha la campaña diseñada para tal fin, mediante la introducción en grandes clientes y con el diseño de una imagen identificativa de la naranja palmera desarrollado dentro de las acciones de Feder que persigue facilitar el reconocimiento de los consumidores de este producto de la isla en los supermercados e incentivar la demanda.

Se trata de una nueva iniciativa para el fomento del consumo del producto local "ofreciendo garantía de origen", explica la Consejería autonómica de Agricultura en un comunicado.

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, ha destacado que “se abre un canal interesante para la comercialización de estas naranjas, más si cabe, cuando la mayor parte de la cosecha ha sido afectada por la ceniza, con el perjuicio económico que ello conlleva para los agricultores”.

La colaboración entre GMR y el Cabildo de La Palma resulta fundamental para concentrar la oferta de pequeños productores y hacerlas visibles en los mercados de toda Canarias, no solo ahora, también para futuras campañas, explica Vanoostende.

El consejero responsable del sector primario en el Cabildo de La Palma, Manuel González, ha destacado el desarrollo de esta iniciativa “que permite garantizar la comercialización de este cultivo de las medianías palmeras, de reconocida calidad, en un contexto de tanta dificultar para el agro palmero como el que se está viviendo son la crisis volcánica”.

“Debemos seguir contribuyendo, desde la colaboración interadministrativa, a reactivar la agricultura en La Palma, no solo como motor de la economía insular, sino también como parte fundamental de nuestra cultura e idiosincrasia”, añade el consejero. EFE